Los españoles encaran sus viajes de verano con el euro en máximos desde 2015

Un hombre observa los precios de divisas internacionales.

Un hombre observa los precios de divisas internacionales.

El verano es la época preferida para hacer la maleta y viajar a un destino internacional, pero antes hay que tener en cuenta varias cuestiones, entre ellas el cambio de divisa, sobre todo si se elige un país fuera de la zona euro, cuando la moneda cotiza en máximos desde 2015.

La moneda común europea ha dado tranquilidad a la hora de viajar por la zona euro, ya que ha eliminado el cambio de divisas de los aspectos a tener en cuenta antes de emprender el viaje.

Sin embargo, si el destino elegido se encuentra fuera de estas fronteras, conviene estar pendiente de que al hacer un cambio de divisa el precio varía según las fluctuaciones del mercado y está sujeto a otras variables.

El euro se ha apreciado de manera significativa este año y en los últimos días cotiza a un precio no visto desde agosto de 2015, en el entorno de los 1,16 dólares, después de que el Banco Central Europeo (BCE) mantuviera en el 0 % los tipos de interés y anunciara su disposición a seguir con el programa de compra de deuda.

Antes de emprender un viaje conviene tener a mano una serie de consejos a la hora de llevar a cabo el cambio de divisa, entre los que destacan hacer la conversión cuando la tasa de cambio sea lo más alta posible o estimar la cantidad que se va a necesitar para no cambiar más dinero del que realmente se va a gastar.

A estas indicaciones aportadas por la plataforma de envío de dinero TransferZero, añaden otras como analizar las comisiones que cobran los proveedores de cambio antes de decantarse por uno de ellos o realizar los pagos a través de otras metodologías como los cheques, el móvil, las transferencias o las tarjetas de prepago.

Por otro lado, y si todavía no se ha decidido a qué país viajar, Ebury señala en el mapa tres destinos turísticos interesantes este verano dado el declive reciente de sus monedas frente al euro: Turquía, Argentina y Rusia.

“Conocer información relativa al mercado de divisas, constituye una ventaja de cara a planificar nuestros viajes, ya que puede resultar un factor decisivo que incline la decisión sobre el destino a elegir en una dirección u otra”, declara el director general de Ebury para España y Portugal, Duarte Líbano.

En Turquía, la divisa ha caído casi un 25 % con respecto a hace dos años, lo que supone para el visitante un ahorro importante ya que actualmente la cotización de la lira turca de sitúa en 0,2480 euros, explica la compañía.

El caso de Argentina es aún mejor que el de Turquía, ya que su moneda se ha devaluado un 50 % respecto al verano de 2015 y el euro cotiza actualmente a 0,0529 pesos argentinos.

El rublo ruso es otra de las monedas que permitirán viajar más barato durante este verano, ya que la caída del precio del petróleo ha afectado negativamente a la divisa frente al euro, y un rublo ruso cotiza a 0,0148 euros, lo que supone una diferencia de casi el 7 % con respecto al mismo periodo del año anterior.

Fuera de estos lugares, la plataforma TransferZero recuerda que hay que prestar atención a países como Marruecos, donde su moneda oficial -el dirham- no puede intercambiarse a nivel internacional, o Cuba, donde hay dos monedas, una para los locales y otra para turistas.

¿Y qué pasa con Reino Unido? Aunque el “brexit” haya arrastrado a la libra a niveles de 1985, sigue siendo una moneda fuerte y por un euro se obtiene alrededor de 0,8 libras esterlinas, aunque muchos expertos esperan que esta cantidad se iguale aún más, explican desde el comparador de viajes Kiwi.com.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada