Virazón, Bouvento y Balea Dous ganan la primera etapa del Trofeo Conde de Gondomar

La salida de los grandes barcos rumbo al Carrumeiro Chico.  © Rosana Calvo.

La salida de los grandes barcos rumbo al Carrumeiro Chico. © Rosana Calvo.

Empezó con buen viento y una gran expectación sobre el agua la cuadragésimo segunda edición del Trofeo Conde de Gondomar, que se celebra hasta el próximo martes en las Rías Baixas bajo la organización del Monte Real Club de Yates y  con el patrocinio de Banco Sabadell.

La competición se inició puntual a las once de la mañana con la salida, rumbo al Carrumeiro Chico, de los barcos de las clases Storax ORC 0-1 y PSA Retail 2-3, que tras tomar el desmarque, emprendieron un recorrido de casi cien millas de distancia que no finalizará hasta la mañana del domingo, con la llegada de los últimos veleros.

Apenas un cuarto de hora después de la partida de los grandes barcos, y tras reajustar el campo de regatas a causa de un role de viento, resonaba en la bahía de Baiona el bocinazo para la flota de las clases J80 Rías Baixas y Fígaro Martin Miller, que competían en tiempo real. También para la clase Coca Cola ORC 4, para la que el comité de regata estableció el mismo recorrido, un trazado de algo más de 29 millas de ida y vuelta hasta el faro de Camouco, en las proximidades de isla de Ons.

La flota salió de la bahía de Baiona por Carallones bastante ágil, impulsada por un viento del noroeste de entre 7 y 8 nudos, pero justo después de tomar esa primera baliza, una encalmada estancó a los barcos durante casi tres cuartos de hora. Finalmente entró una brisa por las Cíes y las tripulaciones retomaron el ritmo de navegación.

En la clase J80 Rías Baixas, el Virazón del Monte Real Club de Yates, liderado por Willy Caamaño, fue el primero en aprovecharse de ese viento y pudo sacar ventaja al resto de veleros. Ganó sin dificultad al Okofen de Javier de la Gándara, su mayor rival y el que partía, a priori, de favorito. El tercero en cruzar la línea de llegada fue el Namasté de Luis de Mira.

En la clase Fígaro Martin Miller, el protagonista de la jornada fue Ricardo Acevedo, que, a bordo del Bouvento, supo liderar a un grupo de alumnos de la Escuela de Vela Crucero del Monte Real hasta la primera posición de la clasificación. Lo hizo, además, de una forma contundente, sacando una gran ventaja al resto de Fígaros y finalizando la prueba muy cerca de los J80. En segunda y tercera posición de la clasificación provisional se sitúan el Silleiro de Santiago Meygide y el Serralleiras de Ramón Palao.

En la clase Coca Cola ORC 4, las seis horas y veinte minutos que empleó el Balea Dous en completar la prueba lo colocan, a día de hoy, como favorito para subirse a lo más alto del podio del Trofeo Conde de Gondomar. Al barco del Real Club Náutico de Rodeira, patroneado por Luis María Pérez, le siguen en la clasificación dos embarcaciones del Monte Real, el Abal Abogados-Lagar de Pintos- Fanautic, de Mariano Dios; y el Margem do Azul III de Santiago Gómez.

La primera jornada del 42º Conde de Gondomar – Trofeo Banco Sabadell finalizó en tierra con una degustación de gintonics de Martin Miller y Royal Bliss. La competición continuará el próximo lunes con una prueba de circunnavegación alrededor de los archipiélagos de Cíes y Ons.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1