El Gobierno y los agentes sociales se dan más tiempo para acordar un plan de choque

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ayer durante su intervención en la UIMP, en Santander.

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ayer durante su intervención en la UIMP, en Santander.

Gobierno, sindicatos y patronal mantienen abierta la negociación de un plan de choque para el empleo, con medidas que permitirán un uso más efectivo de los fondos europeos destinados al sistema de garantía juvenil, entre ellas, la propuesta del Ejecutivo de flexibilizar el contrato de formación.

Después de dos últimas sesiones intensas de trabajo el viernes y ayer lunes, las partes han quedado en darse hoy de plazo para ultimar sus respectivas posturas, según han confirmado a Efe fuentes conocedoras de la negociación.

Para los sindicatos no es fácil asumir la nueva regulación del contrato para la formación y el aprendizaje propuesta por el Gobierno, que quiere que esta modalidad permita a los contratados trabajar a turnos y con una mayor flexibilidad en el tiempo dedicado a la formación.

CCOO manifestó ayer su desacuerdo con estos cambios en un contrato que además llevará aparejado el complemento salarial de 430 euros pactado por el Gobierno y Ciudadanos, y al que el sindicato se opone por entender que su beneficio será escaso, en tanto que planteará dificultades en la negociación colectiva.

A ello se suma la bonificación de hasta 3.000 euros en cotizaciones a la Seguridad Social que el Gobierno planea poner en marcha para los contratos de formación que se conviertan en indefinidos.

Frente a los planteamientos del Gobierno, CCOO reclama, entre otras cosas, la regulación de las prácticas no laborales para evitar el abuso y la explotación, limitando su uso a las necesarias para concluir un programa de formación y derivando el resto al contrato laboral en prácticas.

UGT, por su parte, pretende recuperar las condiciones de la jubilación parcial con contrato de relevo anteriores a las sucesivas modificaciones legislativas de los años de crisis que terminaron por desincentivar su uso por parte de las empresas.

Ambos sindicatos quieren además medidas para desarrollar políticas activas de asesoramiento, orientación y seguimiento en la búsqueda de empleo, sobre todo para los jóvenes sin cualificación.

UGT plantea asimismo que el plan de choque contemple iniciativas no solo para jóvenes, sino también para mujeres y para mayores de 55 años que faciliten su reinserción en el mercado de trabajo y mejoren su protección por desempleo y su derecho a una pensión digna.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada