CaixaBank gana 839 millones, el 31,6 % más, por BPI y la mejora de ingresos bancarios

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, dio a conocer esta mañana en rueda de prensa los resultados económicos correspondientes al primer semestre de 2017, en los que la entidad bancaria mejora sus beneficios un 31,6% y suma activos por 85.590 millones de euros, un 4,5% mas.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, dio a conocer esta mañana en rueda de prensa los resultados económicos correspondientes al primer semestre de 2017, en los que la entidad bancaria mejora sus beneficios un 31,6% y suma activos por 85.590 millones de euros, un 4,5% mas.

El beneficio del Grupo CaixaBank ha aumentado un 31,6 % en el primer semestre del año, hasta 839 millones de euros, impulsado por la integración, el pasado febrero, del banco portugués BPI, que ha contribuido con 77 millones a este resultado.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha destacado en rueda de prensa que estos buenos resultados se fundamentan también en la mejora de los ingresos básicos del negocio bancario.

Así, el margen de intereses crece más de un 15 % hasta junio, situándose en 2.349 millones, a pesar del actual contexto de tipos de interés en mínimos, mientras las comisiones aumentan casi un 24 %, hasta 1.252 millones, y el negocio de seguros “crece con fuerza”.

“Los resultados son buenos en su cuantía, pero sobre todo son buenos en su composición”, ha subrayado el ejecutivo.

Ha explicado, en este sentido, que el resultado de operaciones financieras (ROF) se sitúa a cierre del primer semestre en 177 millones de euros, un 70 % menos que en 2016, lo que supone una reducción importante “de una línea que es muy volátil y de menor calidad” y que, aunque ha servido para obtener mejores resultados en el pasado, no es recurrente.

La evolución de los gastos de administración y amortización recurrentes, con un total de 2.216 millones, un 10,7 % más, reflejan también la incorporación de BPI, con unos costes de reestructuración por importe de 106 millones en 2017, 96 de ellos en el segundo trimestre.

Como consecuencia de todo ello, el margen de explotación cae un 4,4 % hasta junio, hasta los 1.958 millones.

La ratio de morosidad de CaixaBank se ha situado a cierre de junio en el 6,5 %, dos décimas menos que hace un año, y la ratio de cobertura de la cartera dudosa ha mejorado hasta el 50 %.

El apartado de otras dotaciones a provisiones ha ascendido a 763 millones e incluye, principalmente, el registro en el semestre de 455 millones asociados a prejubilaciones, con 152 y 303 millones en el primer y segundo trimestre del ejercicio, respectivamente, y 154 millones de saneamiento en Sareb.

Las pérdidas por deterioro de activos financieros y otras dotaciones a provisiones han alcanzado los 1.235 millones de euros.

Gortázar ha hecho hincapié en la intensa actividad comercial de CaixaBank, que suma 15,8 millones de clientes y que se mantiene como la entidad líder en banca minorista, con una penetración de clientes particulares en España del 25,7 %, y la primera posición en nóminas, con una cuota del 26,4 %, y en seguros, planes y fondos por recursos gestionados, con el 21,7 %.

El ejecutivo se ha mostrado convencido de que CaixaBank ha logrado captar clientes a raíz de la crisis del Popular, ahora en manos del Santander: “Estoy seguro de que hemos recibido a algunos de esos clientes porque somos un banco que tenemos vocación de dar un buen servicio a todas las personas en toda España y siempre estamos abiertos a nuevos clientes”, ha remarcado.

Sobre la posibilidad de llevar a cabo alguna nueva adquisición, Gonzalo Gortázar ha dicho que su objetivo ahora se centra en el crecimiento orgánico y en la integración de BPI.

“Si vienen oportunidades las estudiaremos, pero con el foco puesto siempre en el crecimiento orgánico. Si resultan atractivas obviamente las aprovecharemos, pero nuestro foco es otro”, ha incidido.

El consejero delegado de CaixaBank, por otro lado, ha considerado “un gran acierto” que la ley hipotecaria que prepara el Gobierno facilite y abarate el coste de pasar la hipoteca del tipo variable al fijo.

Ha recordado que en la actualidad los tipos de interés de las hipotecas están en mínimos, pero que lo probable, dado la recuperación de la economía europea, es que empiecen a subir de manera progresiva en “algún momento”.

Por eso, ha valorado positivamente que la nueva normativa en la que trabaja el Ejecutivo “incentive” el mercado de hipotecas a tipo fijo, ya que ofrecen una mayor seguridad a las familias, pues les blindan de posibles subidas futuras.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada