Cristina Mejía, Orientadora familiar: “Lo importante son los desafíos internos de cada familia, lo que puede hacer para ser mejor”

“La pareja tiene que planificar un Proyecto educativo para su familia”

Cristina Majía, orientadora familiar, durante la entrevista en Vigo.

Cristina Mejía, orientadora familiar, durante la entrevista en Vigo.

 

“Ser padres es la única profesión que primero te dan el título –los hijos- y luego cursas los estudios”, observa la Orientadora Familiar, Cristina Mejía. Por eso, Mejía defiende la necesidad de una preparación de los padres para educar a sus hijos y afrontar los desafíos de la sociedad actual.

Cristina Mejía es titulada en Comunicación y Periodismo. Además se ha formado en Orientación familiar “que da unos marcos teóricos para moverse con más seguridad en el mundo familiar, educativo…”. Y además reivindica su experiencia como madre y esposa “que es impagable”, dice. Y añade aquello de que la experiencia es un grado. En su currículum están sus seis hijos y sus 22 años “moviéndome en este terreno de ser madre”.

Por eso, ayer, el Grupo de Estudios de Actualidad, GEA, la llamó para impartir una conferencia en un hotel de Nigrán sobre los desafíos y fortalezas de la familia en el siglo XXI.

Con la pedagogía de la sencillez, esta madre de familia numerosa habló a más de medio centenar de padres “de los desafíos internos de cada familia. Aquello que puede hacer para ser mejor”, explica.

Para Mejía hay que ser “consciente” de lo que es la institución familiar. Y razona: “Cuando no nos creemos bien lo que somos, no estamos en condiciones ni de dar ejemplo, ni de mejorar, ni de sentirnos orgullosos de lo que somos porque no lo sabemos”.

Insiste, durante esta entrevista en exclusiva con Grupo ES., en que la columna vertebral del matrimonio es la pareja. Por eso ”si no cuidamos la vida conyugal, si no la mimamos, no entenderemos que es una fortaleza. Entonces, no se está en condiciones de crecer y de ser fuertes como familia”.

En su charla en Nigrán, Cristina Mejía recomendó a las familias salir de la zona de confort porque “las realidades del mundo nos interpelan”. Al salir de nosotros mismos, aprovechamos las fortalezas que resumió en tres: servicio, entrega y amor.

Su leve acento colombiano la delata. Y su curiosa peripecia vital la sintetiza Cristina Mejía diciendo que “repitió la historia de sus padres pero al revés”.

Su padre era español y estudiaba periodismo en Navarra. Se enamoró de una “navarrica” y emigraron a Colombia y allí se casaron y nació Cristina. Vivieron allí veintitantos años. Cristina estudió allí la carrera y, al terminarla, volvió a Pamplona a casa de sus abuelos maternos. “Aquí comenzó la segunda parte de mi vida”, señala. Porque conoció, en Navarra, a su marido que es gallego.

Volviendo al tema de la familia, esta experimentada madre cree que una de las amenazas para la vida familiar es el ritmo que  lleva nuestra sociedad donde las cosas se quieren hoy y ahora. “La inmediatez te come”. Frente a esto la pareja tiene que planificar un Proyecto educativo para su familia. Para ello, se requiere “diálogo y dedicación”, apunta. “Un tiempo que se verá después recompensado por los frutos”. Por eso recomienda sentarse, en pareja, a planificar y preguntarse cómo vemos la familia, qué esperamos…

Por eso concluye que la falta de tiempo es un gran desafío de nuestros días. Los horarios son complicados… Las prisas y el conjugar la vida familiar y laboral, difícil. Mejía responde a esto que hay que “priorizar, organizar, renunciar a lo secundario…”. Y en eso cada familia debe tener su propia hoja de ruta que sólo sirve para ellos, porque forma parte de su proyecto. Es una labor de “consenso” en la pareja, de “malabarismo” a veces, que implica “heroísmo”, pero que “vale la pena”, asegura. En definitiva, una “inversión de futuro”. Y precisa, se debe tener en cuenta que la “maquinaria” educativa se pone en marcha desde el mismo momento del embarazo.

En el tema de la familia y las nuevas tecnologías, Cristina cree que los padres son algo “ingenuos”. Creen que a sus hijos no les va a pasar lo que les ha pasado a los hijos de otros… “Ya les hablé…”. Ella cree que es una cuestión de “decisiones”.

Y enuncia una que no es políticamente correcta: “No importa que se retrase el acceso a las tecnologías de los hijos”. Cuestión que califica de “verdad de apoyo”. Todo para evitar la “confusión mental” que se puede originar en el niño. Es partidaria esta orientadora familiar de “normas de uso y no de abuso”.

Son muchos los temas que afectan a la familia y sería largo seguir hablando de ellos. Por eso recomienda prepararse para ser padres formándose con lecturas adecuadas, con cursos de Orientación Familiar, que pueden incluso ser ‘online’ y hacerlos desde casa. Mejía explica que no podemos compararnos con otros tiempos, cuando la formación que necesitábamos era distinta. Hoy la sociedad es cambiante y “el mundo nos interpela” en otros sentidos. Son muchas las amenazas y los mensajes contrarios que emite la sociedad y que dificultan la educación de los hijos.

Hasta aquí las consideraciones de esta orientadora familiar preocupada por compartir y transmitir a otras familias su experiencia y sus estudios.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1