Rosa Martíns, propietaria de restaurante Encanada: “Todos hacemos de la misma forma el Sarrabulho pero cada uno según su paladar”

“En cualquier restaurante de Ponte de Lima se degusta buen Sarrabulho”

IMG_2294_Logo

Rosa Martíns, propietaria del restaurante Encanada, en Ponte de Lima. En la mesa el Sarrabulho a la moda de Ponte de Lima con el arroz en un plato y las carnes en otros. A la derecha Bacalhau al estilo Encanda y Cabrito en la fuente de barro.

Rosa Martíns es una limiana incombustible en el mundo de la hostelería. A sus 74 años lleva 50 gobernando el mítico restaurante Encanada en Ponte de Lima. Estos años avalan una trayectoria de buen comer.

Aunque su hijo Julio lleva la cocina, hace las compras y gusta de estar tras el mostrador, Rosa -o Rosinha como se le conoce-, es la gran jefa de sala que dinamiza a todo el equipo. Incansablemente, un día y otro, recibiendo, despidiendo a los clientes…

Ahora Rosa Martíns también forma parte de la dirección de la Confraría do Sarrabulho á moda de Ponte de Lima. Y manifiesta su interés por incorporar a las nuevas generaciones a la Confraría, como a sus nietos y los de los confrades.

La historia profesional de Rosa giró siempre alrededor del sector de la hostelería. A sus 74 años recuerda cómo empezó con sus padres que tenían una tasca donde se vendía vino y tapas. Su padre emigró a Brasil y ella continuó con su madre trabajando en la tasca. Después ella, ya casada, -de ahí que se le conozca por el apellido de su difunto marido, Brandão-,  emigró con él a Angola.  Y a la vuelta a su Ponte de Lima natal compró Encanada en el que trabajaban sus padrinos. Ahora han pasado ya 50 años desde eso y 3 hijos la ayudan así como 2 nietos “a los que les gusta trabajar aquí”, dice.

Rosa exhibe con orgullo que su madre –fallecida hace 10 años- hacía en su restaurante Encanada el plato emblemático de Ponte de Lima, el Sarrabulho, con 90 años.

El Sarrabulho a la moda de Ponte de Lima es el plato más demandado por los clientes de Encanada, asegura Rosa Martins. “Todos hacemos de la misma forma el Sarrabulho pero cada uno según su paladar”, formula con certeza. Y añade con generosidad: “En cualquier restaurante de Ponte de Lima se degusta buen Sarrabulho”.

Otro plato demandado por los muchos clientes españoles en Encanada es el bacalhau. Pero Rosa Martíns destaca de su carta también el cabrito y la posta de carne.

El postre que debe seguir al Sarrabulho es ‘leite-creme’, algo semejante a la crema catalana, y Rosa Martíns tiene a gala haber ganado el primer premio del concurso de este postre en el municipio los últimos dos años

El postre que debe seguir al Sarrabulho es ‘leite-creme’, algo semejante a la crema catalana, y que Rosa Martíns tiene a gala haber ganado el primer premio del concurso de este postre en el municipio los últimos dos años

.

El sarrabulho a la moda de Ponte de Lima lleva carnes de cerdo, pollo y ternera. Con el caldo se prepara un arroz y a este se añade la sangre del cerdo. Explicado a grandes rasgos, claro. Luego se sirve el arroz y en otra bandeja las carnes.

Rosa explica como en Encanada se da a probar un poco a aquellos que no conocen el Sarrabulho. Pero en general, dice, a la gente le gusta.

Sobre la restauración limiana, Rosa declara que “trabajamos bien” y cada vez hay más restaurantes y “clientes para todos”. Además se benefician de los eventos que organiza la Cámara Municipal que atraen a multitud de visitantes

Rosa declara que “trabajamos bien” y cada vez hay más restaurantes y “clientes para todos”. Además se benefician de los eventos que organiza la Cámara Municipal que atraen a multitud de visitantes

que luego degustan el Sarrabulho y otros platos en los restaurantes locales.

En este medio siglo en Encanada Rosa ha visto a muchas madres que venían con su hijo en la barriga y hoy son esos hijos los que son clientes y vienen acompañados de sus hijos, los nietos de aquellas.

De su hijo Julio, que es el cocinero, habla maravillas. Además hace las compras y “le gusta estar detrás del mostrador”, dice Rosa.

Y ella al pie del cañón en Encanada día tras día. “Aporto mi ayuda. Con todos los que somos, siempre se necesitaría más personal…”.

Encanada sigue reinando en Ponte de Lima. Su lugar estratégico es referencia visual para el visitante que llega a Ponte de Lima, enfrente del aparcamiento gratuito en el arenal del río Lima. Y su terraza, especialmente de noche, es el mejor lugar para contemplar el puente romano y  la iglesia de santo António da Torre Velha con su lucerío. Este activo único conquista a su clientela.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
11