Alimentarse del aire ya es posible

2“Ponte a trabajar porque del aire no se vive”. Cuantas veces habrán escuchando hijos díscolos esta frase de sus padres. Y les habrán dado la razón a sus progenitores, mientras se quitaban de encima el mando de la vídeoconsola. Pues, queridos descendientes, tenemos que comunicaros que vuestros padres quizá estaban equivocados. Parece que vivir del aire SÍ que es posible. O al menos lo será en un futuro próximo, al juzgar por los últimos descubrimientos científicos.

Un grupo de investigadores ha conseguido crear proteínas básicas utilizando únicamente dióxido de carbono y electricidad obtenida a partir de paneles solares. Es decir, alimento empleando elementos que, básicamente, están en el aire. Pero, ¿cómo es posible crear comida desde la nada?

Este avance ha tenido lugar en el Centro de Investigación Técnica VTT de Finlandia y en la Universidad de Tecnología Lappeeranta. En el laboratorio, el alimento se crea utilizando una serie de “reactores de proteínas” del tamaño de una taza de café. En ese pequeño biorreactos, los científicos pusieron agua, dióxido de carbono y microorganismos. Después, expusieron esos elementos a la electrólisis, proceso por el cual las sustancias complejas se descomponen utilizando electricidad.

Este proceso permitió a los investigadores obtener una pequeña cantidad de material sólido con un perfil de nutrición que coincidía con el de los alimentos básicos. Y todo ello en el plazo de quince días. Es decir, que en esos pequeños reactores se podía obtener una cucharada de proteínas unicelulares usando solo energía solar y algunos microorganismos. “En la práctica, todas las materias primas están disponibles desde el aire”, asegurí el investigador principal Juha-Pekka Pitkänen, científico principal del Centro de Investigación Técnica VTT de Finlandia.1

Las aplicaciones de este descubrimiento podrían ser muy variadas. Por un lado, estas proteínas podrían emplearse para alimentar a los astronautas en viajes al espacio. Por otro, podría ser un arma eficaz en la lucha contra la hambruna en el mundo. “En el futuro,esta tecnología sería fácilmente transportable a desiertos y otras áreas en las que hubiera escasez de alimentos.

Además, los científicos abren la posibilidad a que estas proteínas “artificiales” puedan generarse incluso en el ámbito doméstico. “Una alternativa posible para producirlas en el hogar sería un reactor doméstico, un tipo de electrodoméstico que el consumidor puede usar para producir la proteína necesaria”.

El hallazgo tiene más aplicaciones que se apartan de la alimentación humana. Los investigadores están desarrollando, al mismo tiempo, una proteína que se utilizaría como alimento para animales. Esto permitiría que fuera utilizada como un reemplazo de forraje, liberando así las áreas de tierra para otros propósitos, tales como silvicultura. “Además, esto facilitaría que los alimentos se produzcan allí donde se necesiten”, añade Pitkänen. Esto sí que da un nuevo significado a lo de “comida local”, sin duda alguna.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1