Santander cede a Blackstone el control de la cartera inmobiliaria del Popular

Santander, que adquirió por un euro simbólico el Banco Popular, considerado al borde de la quiebra, la noche del 6 al 7 de junio, se mostró apresurado por deshacerse de esta actividad inmobiliaria, que no es su negocio principal.

Santander, que adquirió por un euro simbólico el Banco Popular, considerado al borde de la quiebra, la noche del 6 al 7 de junio, se mostró apresurado por deshacerse de esta actividad inmobiliaria, que no es su negocio principal.

El banco español Santander, primer banco de la zona euro, anunció este martes que había cedido al fondo de inversión Blackstone el control de la cartera inmobiliaria de su nueva adquisición, el Banco Popular, valorada en 10.000 millones de euros.

La transacción prevé la creación de una sociedad conjunta, de la que Blackstone poseerá un 51% y la dirección, y el Banco Popular conservará el 49%, precisó Santander en un comunicado.

Santander, que adquirió por un euro simbólico el Banco Popular, considerado al borde de la quiebra la noche del 6 al 7 de junio, se mostró apresurado por deshacerse de esta actividad inmobiliaria, que no es su negocio principal.

Este acuerdo con el gigante estadounidense de la gestión de activos “reduce considerablemente nuestra exposición al mercado inmobiliario y refuerza aún más nuestro resultado, lo que nos permite concentrarnos en el apoyo al cliente”, según el presidente de Santander Spain, Rodrigo Echenique, en el comunicado.

Para Blackstone, “esta importante inversión refleja nuestra continua confianza en la sólida recuperación de la economía española”, señala Jon Gray, director de las actividades inmobiliarias del fondo estadounidense en el mismo comunicado.

Santander precisó que el valor contable de los haberes inmobiliarios del Popular era de 30.000 millones de euros, pero que tras el desplome del mercado inmobiliario que agravó en España los efectos de la crisis financiera mundial de 2008 su valor neto estaba valorado en 10.000 millones de euros.

“Esto corresponde a la estimación hecha y a las provisiones constituidas por Santander durante la adquisición del Popular y no comporta ninguna pérdida ni ninguna ganancia para Santander ni Popular”, señala el grupo español.

La adquisición del Banco Popular fue aprobada formalmente este martes por la Comisión Europea, poco antes del anuncio de la transacción con Blackstone.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada