Miguel Alves, presidente de la Cámara Municipal: “En 2016, hubo un total de 65.000 pernoctaciones en Camiña, convirtiéndose en el 6º municipio del ranking portugués”

El presidente de la Câmara Municipal de Caminha en su despacho.

El presidente de la Câmara Municipal de Caminha en su despacho.

“Desde el punto de vista turístico, Camiña es una oportunidad para iniciar una actividad [empresarial] en un municipio en Portugal o también para invertir y poder estar bien”, asegura el presidente de la Cámara Municipal de Camiña, Miguel Alves. El munícipe también afirma que hay “gente que me dice que no tiene aquí dónde gastar su dinero”. Es decir que hay lugar en este municipio que mira al mar para invertir en nuevos proyectos porque “faltan camas; hay lugar para iniciativas diferentes en restauración”.

El municipio es atractivo. Miguel Alves aporta un dato significativo. En 2016, hubo un total de 65.000 pernoctaciones en Camiña, convirtiéndose en el 6º municipio en el ranking portugués tan sólo por detrás de las ciudades.

“Tenemos las bases más bajas de impuestos del país. Estamos en el 6º lugar entre más de 300 municipios según una publicación”.

Las ventajas fiscales son otro señuelo. Los impuestos de bienes inmuebles son bajos, así como sobre rendimientos. Por eso es un municipio de segundas residencias. “Tenemos las bases más bajas de impuestos del país. Estamos en el 6º lugar entre más de 300 municipios según una publicación”.

Alves conoce y sabe ‘vender’ de maravilla su territorio. Y añade que tiene dos puertos próximos a 15 y a 70 kilómetros y dos aeropuertos a 30 minutos en Vigo y a 45 minutos de Oporto. Y la estabilidad y paz social entre empleadores y empleados…

El presidente dice que “no hay una única forma de ser caminhense”. Y explica como los de Vila Praia de Âncora están marcados por su trabajo en Terranova. Allí trabajaron más de 700 pescadores. “Entre ellos perdura el sentimiento de pérdida, el de angustia vinculado al mar… La mujer tuvo que liderar la familia”. Y si la tradición marinera de Vila Praia de Âncora es de tres siglo atrás, mucho mayor es la de los que habitan en Camiña. Estos emigraron en la época de los descubrimientos. Algunos eran presos que se redimían navegando en las carabelas a la búsqueda de nuevos territorios. Sus descendientes viven ahora en Camiña. “Son gente curtida; personas que van detrás de su propio futuro”.

Además están los de la Sierra de Arga. Algunos habitantes no han visto nunca el mar a pesar de los 10 kilómetros que lo separan de su territorio.

Miguel Alves define al caminhense, aunque precisa que no hay un solo tipo: “Son gente de mirada al horizonte; luchadora, que quiere encontrar su camino, optimista y capaz de seguir la ruta que marca quien lidera”.

Cuando entró en la Cámara Municipal de Camiña en 2013, Alves se encontró con un nivel de desempleo del 57%. Por eso, hubo de reaccionar con prontitud invirtiendo en turismo. “Una inyección que repercutiese en la familia y en la economía local con menos impuestos para atraer a más gente. Y de ahí ese repunte turístico, el mayor de la región y del país, de pernoctaciones que se incrementaron en un 35%.

El municipio genera un gran dinamismo en eventos, fiestas, conciertos… Este fin de semana de la Concepción está lleno de ellos. Destacamos uno, el Festival Gastronómico Espadarte donde el pez espada se prepara de distintas formas impulsado por el armador António Cunha. Alves destaca cómo esta iniciativa privada que acompaña la Cámara Municipal genera en su cuarta edición puestos de trabajo y 10 restaurantes han incluido el pez espada en su carta durante todo el año. Para Alves, Espadarte fue “dar respuesta a un desafío económico y financiero” más que una “animación”.

GASTRONOMÍA ASOCIADA AL MAR, AL RÍO Y A LA SIERRA (tomado de Camiña Turismo)

Viajar por el mundo de los sabores caminhenses es un descubrimiento irrenunciable. La dieta alimentaria refleja el interior y el litoral, abriendo un vasto abanico de opciones gastronómicas.

La costa es buscada por conocedores, que no se privan de la caldereta al pescador (Tío Feito), el carro de sapateira, la gamba a la piedra, el pulpo a la manera del Portinho, la sopa de solla seca, las sollas secas fritas, el róbalo en la caçarola, la lamprea de arroz a la bordalesa, el arroz de sábalo, la parrillada de pescado, entre otros platos.

En las parroquias del litoral, la proximidad con el mar y los ríos hace emerger el pescado fresco y sabroso. La actividad pesquera, desarrollada a lo largo de los años, depuró técnicas y garantizó varias de las principales especies de pescado. Trucha, salmón, sábalo, róbalo, lenguado, sardina, sollas, entre otras, son algunas de las especialidades más utilizadas en la culinaria local.

La costa es buscada por conocedores, que no se privan de la caldereta al pescador (Tío Feito), el carro de sapateira, la gamba a la piedra, el pulpo a la manera del Portinho, la sopa de solla seca, las sollas secas fritas, el róbalo en la caçarola, la lamprea de arroz a la bordalesa, el arroz de sábalo, la parrillada de pescado, entre otros platos.

Más allá de la carne y del pescado, el municipio presenta una variedad de repostería igualmente sugestiva. Hablamos de la leche-crema y arroz dulce, y dentro de la pastelería caminhense, no se puede dejar de probar los caminhenses y mokas, en el ámbito de la repostería regional, las roscas y los papudos.

En las parroquias del interior se desenvuelve la agricultura más intensiva, la ganadería y la creación de ganado. De la tierra se cultivan las patatas, el maíz, el centeno y las legumbres. La gastronomía mira para la carne, principalmente la de cerdo, fresca o salada. Especial mención para el cabrito a la ‘Sierra d’Arga’ y de ‘S. Pedro de Varais’, el ‘sarapatel de cabrito’ y los fiambres de cerdo, manjares típicos del interior del municipio, pero igualmente deliciosos.

Más allá de la carne y del pescado, el municipio presenta una variedad de repostería igualmente sugestiva. Hablamos de la leche-crema y arroz dulce, y dentro de la pastelería caminhense, no se puede dejar de probar los caminhenses y mokas, en el ámbito de la repostería regional, las roscas y los papudos.

La gastronomía local se encuentra representada en tres eventos gastronómicos: Feria de la Repostería Tradicional y Conventual – “Camidoce” [febrero]; la “Lampreia del Río Minho – un plato de excelencia” [febrero y marzo] y la Fiesta del Mar y de la Sardina [junio] a los cuales se asocian sabores, arte y música tradicional de la tierra.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
31