Los radares estarán a la vista, medirán igual y distinguirán tipo de vehículo

 Dos agentes de la Guardia Civil dentro de un coche camuflado.

Dos agentes de la Guardia Civil dentro de un coche camuflado.

Todos los radares, tanto los fijos como los móviles, estarán visibles para el conductor, medirán igual y distinguirán el tipo de vehículo que comete la infracción, según ha anunciado hoy la directora general de Tráfico, María Seguí.

 

Seguí ha hecho este anuncio en su comparecencia en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso, donde además de dar cuenta de los datos de la siniestralidad vial en 2014 y el pasado enero, ha enumerado algunas de las medidas previstas por su departamento.

 

Entre ellas, hacer visibles todos los radares y el traslado de muchos de ellos, móviles, a las carreteras secundarias, que concentran el 80 por ciento de los accidentes con víctimas.

 

Además, los radares distinguirán el tipo de vehículo que ha cometido la infracción para así aplicar la sanción en función del límite de velocidad establecido para ese tipo, y actuarán con criterios homogéneos en todo el territorio con competencia de la DGT.

 

Y para impulsar aún más el carácter preventivo de esa medida, Tráfico publicará periódicamente en su página web los 1.200 tramos de vías en los que se intensificará la vigilancia de la velocidad.

 

Todos los radares deben funcionar de la misma manera, ha enfatizado Seguí, y, por supuesto, aplicar el margen de error legalmente establecido.

 

Como ha recordado, el radar se activa cuando se sobrepasan en 8 kilómetros por hora el límite de velocidad establecido, desde 30 a 90 kilómetros por hora, en tanto que se disparará cuando detecte una velocidad de 109 kilómetros por hora en un límite de 100, y cuando se percate de que se circula a 120 cuando el límite es 110.

 

Mientras, en los tramos limitados a un máximo de 120 km/h, saltará a 131, y también lo hará a 131 cuando se eleve el límite máximo de velocidad a 130 en determinados tramos de autovías y autopistas.

 

“La denuncia no es, en ningún caso, el objetivo final”, ha enfatizado la directora de Tráfico, que ha explicado que su departamento no adquirirá más radares y mantendrá los 850 actuales entre ellos los Pegasus, incorporados a helicópteros.

 

Quiere la DGT hacer visibles todos los radares, siempre y cuando no afecte a la integridad de los agentes de la Guardia Civil, como medida de “disuasión y prevención”, según Seguí, que ha señalado que en los próximos meses se reemplazarán 30 móviles de punto por otros tantos de tramo.

 

Seguí ha dicho también que los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil han recibido la instrucción de dedicar un tercio de su labor a vigilancia, otro tercio a asistencia y el tercio restante a campañas de control.

 

Después de ofrecer las cifras de siniestralidad en las carreteras durante el pasado año -1.128 fallecidos-, Seguí ha incidido en algunas causas del aumento de accidentes en enero, como la antigüedad del parque de vehículos, la mayor movilidad por la bajada de la gasolina y por la recuperación económica, o el consumo de drogas.

 

La DGT “no busca excusas, porque lo fácil sería excusarse”, ha añadido su máxima responsable antes de recordar que España cuenta con unas de las cifras más bajas de siniestralidad entre los países europeos, que “nos consolidan como uno de los países más seguros”.

 

Pero esto “no significa que nos demos por contentos”, ha subrayado.

 

Y como Tráfico tiene diagnosticadas las causas de la accidentalidad, el organismo que dirige Seguí está trabajando en ellas porque no actúa por “impulsos, ni por intuiciones ni modas”, sino evaluando los datos de los que dispone.

 

Ha valorado el actual modelo de gestión, que ha permitido adelantarse e cinco años a algunos de los objetivos de la Estrategia de Seguridad Vial 2010-2020, por lo que estos se revisarán centrados en las intervenciones sobre las personas y las localizaciones de más riesgo.

 

Los portavoces de los grupos parlamentarios han saludado las medidas adelantadas sobre los radares, aunque han pedido otras relacionadas con el mantenimiento de las carreteras o con la educación vial.

 

Algunos, como el diputado de CiU Jordi Jané, han reprochado a Seguí su “cierto triunfalismo”, y otros, más duros, como el representante del PSOE Carles Corcuera ha acusado a la directora general de que le “sobra prepotencia y le falta mucha humildad”.

 

María Seguí ha visto en algunas intervenciones un cierto tono de campaña electoral y ha zanjado: “Esa no es mi guerra. La mía es dirigir un organismo que se ha ganado una posición en esta materia para erradicar una pandemia mundial”.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada