Macron quiere lanzar antes de fin de año su plan para “refundar” Europa

l presidente francés, Emmanuel Macron, pronuncia un discurso durante la cumbre que reúne a los líderes de Estado y Gobierno de Austria, Francia, República Checa y Eslovaquia celebrada en Salzburgo (Austria).

l presidente francés, Emmanuel Macron, pronuncia un discurso durante la cumbre que reúne a los líderes de Estado y Gobierno de Austria, Francia, República Checa y Eslovaquia celebrada en Salzburgo (Austria).

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, aseguró hoy que ha llegado el momento de refundar la Unión Europea (UE) y afirmó que quiere ver en marcha iniciativas en ese sentido antes de que termine el año.

“Europa necesita un nuevo rumbo y más visibilidad”, afirmó Macron en la ciudad austríaca de Salzburgo, donde mantuvo un encuentro con el canciller de Austria, Christian Kern, y los primeros ministros de Eslovaquia, Robert Fico, y de República Checa, Bohuslav Sobotka, centrado en la reforma de la directiva comunitaria de trabajadores desplazados.

“La prioridad debe ser la protección de Europa y a finales de año me gustaría ver que hemos logrado elaborar una iniciativa para una nueva fundación de Europa”, indicó.

El jefe del Estado francés subrayó la necesidad de una “nueva dinámica” y que los ciudadanos vean que hay avances.

Macron se refirió tanto a la necesidad de una convergencia social y fiscal como a cuestiones de seguridad e inmigración.

“Tenemos verdaderamente que ver cómo Europa puede estar rápidamente en la situación de proteger mejor sus fronteras exteriores”, dijo.

También pidió avances en materia de defensa común y de política de asilo.

La reunión de hoy es la primera dentro de una gira de Macron por Europa del Este para tratar la reforma de la directiva que regula la situación de los trabajadores comunitarios desplazados a otros países de la UE.

La actual norma permite que las empresas paguen a esos trabajadores, mayoritariamente de países del Este, un salario que no sea superior al sueldo mínimo del Estado de acogida, lo que crea diferencias salariales con los empleados locales.

Macron quiere reducir la duración, de dos a un año, de esos desplazamientos y también luchar contra “el abuso, sobre todo a través de empresas fantasmas”.

De hecho, Macron llegó a decir que la actual directiva supone “una traición al espíritu europeo”.

Los cuatro políticos estuvieron de acuerdo hoy en que debe aplicarse el concepto de “un mismo salario por un mismo empleo en un mismo lugar”.

Con los encuentros con líderes de socios comunitarios del Este, que continuará mañana en Rumanía y el viernes en Bulgaria, Macron quiere vencer las reticencias a modificar la norma que hay en estos países.

Los cuatro dirigentes coincidieron hoy en trabajar para tener listo el próximo octubre un compromiso para reformar la directiva.

Sobotka pidió que la reforma sea de doble sentido y recalcó que las empresas francesa o austríacas que envían a sus trabajadores a la República Checa les pagan allí hasta un 40 por ciento menos que en los países de origen.

El jefe del Gobierno checo afirmó que el porcentaje de trabajadores desplazados es muy bajo dentro del total del mercado laboral de la UE y opinó que el gran problema siguen siendo las diferencias salariales entre los países miembros.

Al respecto, Macron reconoció que Francia tiene un problema con el desempleo desde hace treinta años que no tiene nada que ver con los trabajadores desplazados, sino con que “las reglas del mercado laboral son muy restrictivas”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1