OMS insta a países desarrollados a invertir en lucha contra enfermedades tropicales

La directora general de la OMS, Margaret Chan, durante una rueda de prensa sobre ébola en la sede de la organización en Ginebra el 25 de enero de 2015.

La directora general de la OMS, Margaret Chan, durante una rueda de prensa sobre ébola en la sede de la organización en Ginebra el 25 de enero de 2015.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hecho un llamamiento a los países desarrollados el jueves para que inviertan 1 dólar por persona cada año hasta 2030 para hacer frente a las 17 enfermedades tropicales desatendidas (NTDs, por sus siglas en inglés) y mejoren la salud y el bienestar de más de 1.500 millones de personas.

 

Previendo un total de 34.000 millones de dólares (29.800 millones de euros) necesarios para combatir las NTDs durante los próximos 16 años, la OMS dijo que los Gobiernos cuya parte de la población está ciega, desfigurada o murió a manos de estas enfermedades deberían reconocer el gran potencial humano y el retorno económico de la lucha contra estas enfermedades.

 

“Aumentar la inversión de los Gobiernos nacionales puede aliviar la miseria humana, distribuir la riqueza más equitativamente y liberar a las masas de personas atrapadas en la pobreza”, dijo la directora general de la OMS, Margaret Chan, en un informe.

 

Esta inversión podría representar tan solo el 0,1 por ciento del gasto nacional actual en sanidad de los países con un nivel de ingresos medio y bajo afectados por las NTDs, dijo la OMS, y también podría impulsar a los donantes internacionales a que incrementen su ayuda.

 

Las NTDs como la oncocercosis, conocida como “ceguera de los ríos”, la rabia, la enfermedad de la lombriz de Guinea o la elefantiasis causan desfiguración, discapacidad e incluso la muerte entre los millones de personas pobres en países desarrollados.

 

Entre las 17 enfermedades que tiene como objetivo la OMS se encuentran también la tripanosomiasis humana africana, también conocida como enfermedad del sueño –una infección parasitaria que se propaga por la mosca tse-tse y que es casi 100 por cien mortal sin un rápido diagnóstico y tratamiento–, y el dengue, a veces conocido como “fiebre quebrantahuesos”, una enfermedad trasmitida por los mosquitos que en sus casos más severos podría provocar complicaciones letales.

 

El director de control de las NTDs, Dirk Engels, dijo a Reuters que a pesar de que este tipo de enfermedades afectan a las personas más pobres de un país, muchos de esos países donde son endémicas tienen economías de ingresos medios donde el crecimiento se está acelerando.

 

“Los países endémicos pueden jugar su parte”, dijo en una entrevista en Londres. “Algunos países endémicos están desarrollándose rápidamente, y mientras van ascendiendo en la jerarquía también tienen más medios para pagar en la lucha contra las NTDs”.

 

El informe de la OMS ha advertido cierto progreso, en concreto contra la dracunculiasis o enfermedad de la lombriz de Guinea, de la que sólo se registraron 126 casos en 2014, comparado con los casi 1.800 casos de 2010 y con los 3,5 millones de mediados de los ochenta.

 

“La erradicación de esta enfermedad se puede alcanzar con esfuerzos continuados e inversión”, dijo.

 

Engels también dijo que la devastadora epidemia de ébola en África Occidental en el último año ha hecho que los países desarrollados sean conscientes del riesgo existente al no hacer nada contra enfermedades que en ocasiones los países ricos no afectados ignoran.

 

“El ébola ha mostrado que cuando hay una urgencia real, algo se puede hacer (por parte de los donantes extranjeros y las compañías farmacéuticas)”, dijo. “Pero también ha mostrado que quizás no debamos esperar hasta que sea urgente”.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada