Grecia lanza una propuesta que divide opiniones en Bruselas y Berlín

El jefe del Gobierno griego, Alexis Tsipras (dcha), habla con su ministro de Economía, Yanis Varufakis, el miércoles 18 de febrero en el Parlamento de Atenas

El jefe del Gobierno griego, Alexis Tsipras (dcha), habla con su ministro de Economía, Yanis Varufakis, el miércoles 18 de febrero en el Parlamento de Atenas

Grecia envió este jueves a sus socios europeos una propuesta financiera en la que reitera su oposición a la austeridad, suscitando el rechazo de Alemania, pero que, según Bruselas, “abre la vía a un compromiso”.

 

El gobierno griego propuso, en una carta al Eurogrupo, una extensión por seis meses del “acuerdo de préstamo” europeo, período en el que se compromete a un equilibrio presupuestario, pero confirmó su rechazo a las medidas de austeridad, según una fuente gubernamental en Atenas.

 

El ejecutivo de Alexis Tsipras, “en línea con sus promesas, no ha pedido la extensión del memorando”, programa de ayuda en vigor desde 2010 a cambio de duras medidas de austeridad, sino una ampliación del “acuerdo de préstamo” europeo vía un “acuerdo-puente de seis meses durante los cuales se compromete a un equilibrio presupuestario”, indicó esa fuente.

 

Al mismo tiempo, la propuesta de Atenas garantiza a sus socios europeos “reformas inmediatas contra la evasión fiscal y la corrupción” y paralelamente medidas “para hacer frente a la crisis humanitaria y reactivar la economía”.

 

Este acuerdo tiene como objetivo darle más tiempo al ejecutivo heleno para presentar a la zona euro un “nuevo contrato para la reactivación y el crecimiento” en el período 2015-2019, siempre según la fuente gubernamental griega.

 

La propuesta griega fue mal recibida en Alemania, primera economía de la zona euro. El ministerio alemán de Finanzas consideró en un comunicado que “no es una propuesta de solución sustancial” y “no responde a los criterios” de la zona euro.

 

En cambio, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, se mostró mucho más conciliador respecto a la propuesta griega, que calificó de “señal positiva” que “abre la vía a un compromiso razonable” .

 

Propuesta a estudio

 

Los responsables de la zona euro deben ahora estudiar el contenido preciso y cifrado de esta propuesta para determinar si está en línea con sus exigencias. En particular, las de Alemania, que insiste en el cumplimiento del plan de ayuda en curso y del último paquete de reformas y medidas de austeridad que incluye.

 

Una reunión de ministros de Finanzas de la zona euro (Eurogrupo) se celebrará el viernes por la tarde en Bruselas para tomar una decisión sobre la demanda de Grecia.

 

Este jueves se celebra una reunión de altos funcionarios de la zona euro (el llamado Euro Working Group) también para examinar la demanda griega, previa a la del viernes del Eurogrupo.

 

El miércoles, el ministro griego de Finanzas Yanis Varoufakis se había mostrado optimista.”Estamos en la buena vía (…) Nuestra propuesta será escrita de tal manera que convendrá a la parte griega y a la dirección del Eurogrupo”, había anticipado.

 

Sin embargo, tras el debate semántico sobre la extensión del “préstamo” o del “plan o programa”, se esconde una verdadera divergencia de fondo: Grecia quiere una prolongación de su financiación, con algunas condiciones, pero sus socios europeos -en especial Alemania- insisten en basarse en el programa actual, con sus contrapartidas de austeridad.

 

Atenas no quiere aplicar la última serie de medidas de austeridad del “memorando” que termina a fines de febrero, entre ellas una subida del IVA o una flexibilización del derecho laboral.

 

Pero la presión es sumamente fuerte por parte de Alemania, guardiana de la ortodoxia. “La solidaridad no va en sentido único” advirtió la canciller Angela Merkel, el miércoles por la noche en una reunión electoral.

 

Para Berlín una extensión de la ayuda es “indisociable” de la realización de reformas previstas en el acuerdo firmado con Grecia en 2010 y renovado en 2012, según insistió esta semana un portavoz del gobierno alemán.

 

El comisario europeo de Asuntos europeos, Pierre Moscovici, que ejerce de “mediador” se declaró convencido de que hay “margen de maniobra”, “Es muy importante que hagamos los esfuerzos necesarios para evitar una ruptura que sería absurda y dañina para todos” en la zona euro, alegó.

 

En fin, Tsipras prevé someter este jueves a votación en el Parlamento griego una serie de leyes sociales para aliviar la crisis humanitaria del país.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada