En el mundo digital todas las empresas son de primera división, dice Mier (Ametic)

Nadal pide que la labor para digitalizar España “trascienda el debate político”

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Alvaro Nadal, durante su participación en la inauguración del 31º Encuentro de la Economía Digital y las Telecomunicaciones. La realidad digital de España, dentro de la programación de la UIMP en Santander en el que no participarán por primera vez las grandes operadoras de telecomunicaciones.

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Alvaro Nadal, durante su participación en la inauguración del 31º Encuentro de la Economía Digital y las Telecomunicaciones. La realidad digital de España, dentro de la programación de la UIMP en Santander en el que no participarán por primera vez las grandes operadoras de telecomunicaciones.

El presidente de la patronal tecnológica Ametic, Pedro Mier, ha afirmado hoy en Santander que en el mundo digital “no hay empresas de segunda división”, sino que todas las compañías, independientemente de su tamaño, cuentan y “son de primera división”.

“Lo que queremos es un país digital de primera división, donde todas las empresas cuenten, porque en el mundo digital no hay empresas de segunda división. Todas son de primera división”, ha dicho en el 31 Encuentro de Economía Digital y las Telecomunicaciones, el primero que se celebra sin la participación de las operadoras de telecomunicaciones.

Por eso, ha añadido, su patronal apoya el sistema de “una empresa, un voto”, uno de los puntos con el que no estaban de acuerdo las empresas que abandonaron a final del año pasado Ametic, principalmente operadores de telecomunicaciones y sus suministradores, que reclamaban el voto ponderado en función del peso económico de la compañía.

“En la transformación digital todos contamos”, grandes empresas, pequeñas, microempresas y empresas globales, ha recalcado Mier.

“Si somos capaces de combinar en la misma dirección a las grandes jugadores globales y las empresas españolas medianas potentes, podemos dar un salto cuántico en lo que es nuestro país y que España pueda ser una potencia digital de primera”, ha añadido.

El presidente de Ametic ha destacado que la transformación exponencial que vivimos “evoluciona a un ritmo que hasta ahora no se había conocido”, y ha señalado que “esto no es nada comparado con lo que va a venir”.

“Estamos en las primeras fases. Lo que viene es tremendo”, ha añadido Mier, que ha comparado el reto al que se enfrenta el mundo con “una gran ola” frente a la que se pueden hacer tres cosas, dejarla pasar y no aprovecharla, no estar preparado y que te trague la ola o surfearla y obtener todo el provecho.

Para esta última opción, ha recalcado, hay que estar bien entrenado, preparado e informado y “hay que remar”.

También hay que aprovechar las innovaciones disruptivas para ser “actores de primera” en el mundo actual.

NADAL

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, ha reclamado hoy en Santander que la labor para conseguir que España participe en la revolución digital “trascienda el debate político” para convertirse en “un debate nacional”, “mucho más consensuado”.

“Estamos hablando del peso que va a tener nuestro país en Europa y en el mundo en el próximo siglo”, ha dicho en la apertura del 31º Encuentro de Economía Digital y las Telecomunicaciones, que organiza la patronal tecnológica Ametic en Santander.

Nadal ha asegurado que en este debate detecta “una profunda y correcta preocupación de los agentes sociales”, pero ha reclamado “mucha mayor atención” en los ámbitos político, mediático, social, empresarial y académico.

En su intervención ante el tradicional encuentro que se celebra en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), que este año se celebra por primera vez sin la participación de las operadoras de telecomunicaciones, el ministro ha recordado cómo España “no fue un gran actor en cada una de las revoluciones anteriores”.

“La gran pregunta”, ha dicho, es saber qué papel va a tener en la revolución digital, “si va a estar a la altura de los tiempos o va a ser una generación perdida como en revoluciones anteriores”.

A juicio de Nadal, para conseguir estar en la locomotora en esta nueva revolución, es necesario tanto que la revolución digital sea “uno de los temas que más atención acapare” como que haya una agenda digital lo suficientemente amplia, ambiciosa y con capacidad para cambiar determinados rumbos.

Esta agenda, ha detallado, debe estar orientada a lograr las mejores infraestructuras para impulsar el sistema digital y, en este sentido, aunque España está “razonablemente bien”, debería tener “más ambición”, ya que aún quedan partes del territorio sin cubrir.

Para extender ese despliegue, el Gobierno dedicó un presupuesto de 50 millones de euros el año pasado y casi 100 millones en 2017, mientras que en 2018 está previsto que esa cantidad aumente, ha dicho el ministro.

Nadal también ha hecho hincapié en la necesidad de que haya más formación en ciencias y matemáticas y que el prestigio social de la gente con formación científica aumente sustancialmente.

“Debería ligarse más por ser de ciencias, entre la población joven y no tan joven”, ha bromeado.

Otros aspectos importantes son los relacionados con la financiación y lograr que los sectores tradicionales participen en la revolución digital.

Asimismo, ha reclamado una adaptación del sistema jurídico al mundo digital, en ámbitos como la libertad de expresión o la protección del menor, pero también en derechos civiles y mercantiles y en el sistema tributario.

La Constitución española “es buena, pero es analógica, no digital”, ha recalcado.

Otro ámbito de trabajo es incrementar el esfuerzo en ciberseguiridad.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada