Cómo Google Drive se ha convertido, sin querer, en el paraíso del pirateo

Google Drive, el nuevo nido de piratas (Google)

Google Drive, el nuevo nido de piratas (Google)

Relacionar a Google con el pirateo no parece a priori lo más lógico. Pero esta relación existe. Y no porque la compañía de Mountain View tenga intereses espurios, sino por el (mal) uso que hacen de sus herramientas los usuarios. En concreto de Google Drive. 

Corren malos tiempos para la piratería. Los otrora centros de descargas -como Pirate Bay– están siendo perseguidos por las diferentes policías y justicias del mundo. El juego del gato y el ratón al que jugaban sus responsables, volcando el contenido del site en diferentes servidores cada vez que un juzgado dictaminaba su cierre- ha terminado cansando a sus más fieles seguidores, que han terminado usando otro tipo de formas de compartir películas, series y música.

Y parece que el nuevo sitio de confianza para todos ellos es Google Drive. la herramienta de almacenamiento en nube de Google, que ofrece a cualquier propietario de una cuenta de Gmail 15 Gb completamente gratis para que suba lo que quiera, se está llenando de archivos que luego son descargados por el resto de internautas.

Esa es la realidad que se extrae tras conocerse que solo en el último mes los estudios de Hollywood han solicitado a Google que suspenda 5.000 cuentas de Google Drive en las que había almacenado contenido protegido por copyright.

Según la plataforma Lumen Database, que se dedica a recopilar enlaces en los que haya descargas ilegales, cada una de esta 5.000 quejas tiene asociados al menos 12 archivos que pueden ser películas o series.

Es decir, que el volumen denunciado alcanza, al menos, los 60.000 archivos.Una enorme cantidad que muestra cómo este sistema que en un primer momento nació con la mejor de las intenciones se ha convertido en un nido de piratas -desde la perspectiva de los grandes estudios, claro-.

Y esto es solo la punta del iceberg. Lo habitual es que las personas que quieran compartir este tipo de contenidos se intercambien los chats en grupos privados de Facebook o incluso por WhatsApp. Esta forma de compartir evita que Google indexe las direcciones y que no aparezcan en los resultados de su buscador, por lo que es imposible de localizar para las compañías propietarias de los derechos. 

Para entender la magnitud del problema, en el último mes Dropbox -que ofrece un servicio similar a Google Drive– solo ha recibido 200 quejas. Mega, propiedad del famoso Kim Dotcom (condenado por pirateo) solo ha recibido 100 peticiones.

Otro de los servicios de Google que está siendo utilizado por los piratas es Google Maps. Aunque parezca increíble, se puede dar un usuo fraudulento al servicio de mapas de la gran G: tan solo hay que crear un mapa propio -con la utilidad My Maps- en el que los diferentes lugares del mapa tengan enlaces a películas almacenadas en Google Drive. Más tarde, el mapa propio se comparte en un foro o en un grupo privado de Facebook y los demás usuarios descubren así su existencia.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada