Luz, sonido, color y limianos con ganas de divertirse, Feiras Novas

IMG_3689

Tras la inauguración quedaban en la calle grupos como el de estos jóvenes, tocando, cantando y bailando.

La inauguración de Feiras Novas anoche fue apoteósica en Ponte de Lima. Miles de personas se agolpaban en el Largo de Camões para ver la proyección sobre las fachadas de la plaza, la inauguración oficial de la iluminación y conseguir el récord de concertinas reunidas para el libro Guiness de los Récords.

Los restaurantes llenos. Las diversiones de feria perfectamente iluminadas. La mayor parte del público con el sombrero oficial de Feiras Novas. Camisetas amarillas, verdes, azules, blancas… y una concertina en la mano de casi todo limiano.

He oído que en cada casa de Ponte de Lima hay una concertina. Semejante al acordeón pero más compleja para tocar. Su precio es de más de 2.000 euros. Y en la calle hombres y mujeres, niños y niñas, jóvenes … todos con su concertina. Al final, claro récord de casi 900 concertinas reunidas en Ponte de Lima y que pasan al libro Guiness de los Récords.

La iluminación ‘bailó’ al son de los ordenadores y con música. Los arcos encendían una u otra parte, o hacían determinada figura según la aplicación informática empleada. Todo muy dinámico y animado, a la vez que seguido por el público.

Los limianos querían oír declarar públicamente abiertas sus fiestas más importantes, Feiras Novas. El buen tiempo animó a muchos más en la noche del miércoles al jueves a atestar el Largo de Camões. También el arenal donde en parcelas para cincuenta tocadores se agruparon por colores de sus camisetas. Luego tocaron ‘O Linda Rosinha’ durante, al menos, 5 minutos. En la megafonía se oía no sólo al presentador sino también a la concejala, vereadora, Ana María Martíns Machado, ataviada para la ocasión con el chaleco tradicional. Un conjunto de agentes de seguridad se encargaron, más o menos amablemente, de poner coto al nomadismo de la masa humana siempre dispuesta a conquistar nuevo territorio.

Después en la calle mucho fino, esto es, caña de cerveza, churros y otros productos para festejar el día. Las tómbolas y otras atracciones no estaban demasiado animadas, o, por lo menos, como lo estarán el fin de semana.

Eso sí, los corrillos para cantar, bailar al son de las concertinas, aquí y acullá. Grupos heterogéneos en cuanto a la edad pero todos sacando las mejores notas de sus concertinas.

Los limianos son gente sencilla. Sus diversiones nada requintadas. Cantan porque valoran su tradición. Son capaces de sacrificarse una noche para dejar constancia en el libro Guiness de los Récords.

Feiras Novas sigue hasta las celebraciones religiosas del lunes. Platos fuertes han de ser el Cortejo Etnográfico, en la tarde del sábado, con lo mejor de cada parroquia en un devenir de más de dos horas por las calles del centro histórico. El domingo,  con un poco menos de público, el Cortejo Histórico. El lunes la celebración religiosa en torno a la Virgen de los Dolores. Esta es una tierra de autenticidad y tradición.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada