Cortejo Etnográfico de Ponte de Lima en Feiras Novas, un río de curso espontáneo que se desborda en humanidad

IMG_3889

Representación de la pesca de la Lamprea, en el Cortejo Etnográfico, Feiras Novas 2017, en Ponte de Lima.

La espontaneidad de todo un pueblo se intenta contener, cada año, en el Cortejo Etnográfico, un desfile en el que participan cientos de limianos de las distintas parroquias, ‘freiguesías’, en el sábado de las Feiras Novas.

La temática es su vida misma. Oficios y gastronomía todo ello envuelto en la tradición e inseparable de la música.

No hay edad en los participantes. Lo que une a todos es su generosidad dando lo mejor de sí mismos y su tiempo que no es poco. La trasmisión de la tradición es de origen familiar.

En todo el Cortejo Etnográfico reina la espontaneidad. Lo único organizado es el orden del desfile. Lo demás puede tener incluso contenidos similares. ¡Eso no importa! Dura un mínimo de hora y media, aunque muchas veces es algo más.

El limiano gusta de mostrarse tal como es y así lo vemos en el Cortejo. Además, el limiano  gusta de ver a sus paisanos aunque de un año para otro sea lo mismo, incluso en la misma versión.

Multitudes cogen su puesto en la calle, desde donde, según su criterio, puedan verlo mejor. Los de primera fila, incluso,  vienen provistos de una silla plegable para disfrutar del espectáculo de forma más cómoda. Quieren mirar y remirar a sus conciudadanos, aunque sea en su conocidísimo papel.

Y la música. ¡Importantísima! Los bombos suscitan un entusiasmo desbordante. Pero también su amada concertina, al alcance de todos, ayuda en el discurrir por la calle con su melodía ambientando la representación de la más humilde feligresía, freguesía. No faltan tampoco las bandas de gaitas y las bandas de música.

Este pueblo vive con intensidad el Cortejo Etnográfico y las Feiras Novas. Hay alegría en la calle, ganas de divertirse de forma sana. Jóvenes y mayores participan estos días en las ‘rusgas’ que tocan aquí y allá, en cualquier esquina, entre amigos y para cualquiera que quiera sumarse.

Para entender Ponte de Lima, hay que transitar por sus rúas en las noches de Feiras Novas y asistir al Cortejo Etnografíco. Esto da la medida del limiano.

Son 191 años de tradición de Feiras Novas –desde 1826- en una villa, la más antigua de Portugal (1125), que indudablemente, como reza su eslogan y queda sobradamente demostrado, es ‘rica en humanidad’.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada