La UE apela a un “milagro” para avanzar en el Brexit en octubre

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, habla con los periodistas a su llegada a una cumbre de la UE en Tallin, el 29 de septiembre de 2017.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, habla con los periodistas a su llegada a una cumbre de la UE en Tallin, el 29 de septiembre de 2017.

La Unión Europea advirtió este viernes que sólo un “milagro” podría lograr “progresos suficientes” en las negociaciones del Brexit en octubre y desbloquear así la próxima fase de discusión sobre las futuras relaciones, como espera Londres.

“Para finales de octubre no tendremos progresos suficientes (…) a menos que sucedan milagros”, indicó el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, a su llegada a una cumbre informal de mandatarios en la capital de Estonia consagrada al sector digital.

Determinar un importante avance en la negociación es crucial para el objetivo de Reino Unido de empezar a discutir cuanto antes las futuras relaciones con el bloque europeo, que podrían incluir un tratado de libre comercio, e incluso un eventual período de transición de dos años tras la retirada efectiva de los británicos.

Los europeos se niegan a pasar a esta segunda fase mientras no haya “progresos suficientes” en las actuales prioridades de negociación: garantizar los derechos de los ciudadanos directamente afectados por la salida británica de la UE, el monto a pagar por Londres por su retirada y la cuestión irlandesa.

La primera ministra británica, Theresa May, más optimista, apuntó en cambio a los “buenos progresos” en la cuestión de los derechos de los ciudadanos europeos en el Reino Unido, tras la retirada prevista para finales de marzo de 2019.

Los europeos se habían dado como fecha la cumbre europea del 19 y 20 de octubre en Bruselas para certificar la existencia de progresos suficientes en las negociaciones de divorcio iniciadas a mediados de junio, un objetivo que parece cada vez más lejano.

La próxima ronda de negociación tendrá lugar la semana del 9 de octubre, pero el negociador europeo Michel Barnier ya advirtió que todavía quedan “varias semanas o varios meses” antes de llegar al objetivo. El monto a pagar por Londres por los compromisos financieros adquiridos como socio se mantiene como uno de los escollos.

‘AMPLIO CONSENSO’

Estonia, que ejerce la presidencia pro témpore del bloque, consagró la cumbre de este viernes al sector digital, una de sus prioridades que se ha visto eclipsada por los retos políticos que enfrenta el bloque como el Brexit o el futuro del bloque sin Reino Unido.

El porvenir de un proyecto europeo de seis décadas de antigüedad fue el centro de la discusión la víspera de una cena informal entre líderes, quienes escucharon especialmente las propuestas del presidente francés, Emmanuel Macron, para relanzar la UE.

“Mantuvimos una buena discusión”, se felicitó el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, quien espera proponer “en las dos próximas semanas” una “agenda política” sobre las reformas de la UE para 2017 y 2018.

Una Europa con “varias velocidades” de integración, alrededor de un motor franco-alemán consolidado, figura en el centro de la visión de Macron para el bloque y, además, supone una “buna base de trabajo”, según la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel.

En la UE, se esperaba especialmente la posición de Merkel respecto a estas propuestas, máxime cuando los aliados de su futuro gobierno podrían ser los liberales, opuestos a los planes de París para la Eurozona, y los Verdes.

Sin embargo, esta idea de grupos de países con diferentes tipos de integración no convenció a todas las capitales, especialmente del centro y este de Europa, ya que, en palabras de la mandataria polaca Beata Sdzylo, “dividir Europa en pequeños grupos (…) lleva a su destrucción”.

GRAVAR A GIGANTES DE INTERNET

La cumbre también abordó otra propuesta liderada por Francia, con el apoyo de otros nueve países como Alemania, España e Italia, para gravar a gigantes de internet como Google en base a su facturación en cada país, en lugar de calcular el impuesto en base a sus beneficios.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada