Negociaciones UE-Mercosur, a la espera de oferta europea de carne y etanol

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, habla el 13 de septiembre de 2017, en el Parlamento de Estrasburgo, en Francia.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, habla el 13 de septiembre de 2017, en el Parlamento de Estrasburgo, en Francia.

Las negociaciones comerciales entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur entrarán el lunes en una semana crucial en Brasilia, donde los países sudamericanos esperan recibir la esperada oferta de carne bovina y etanol por parte de los europeos, divididos sobre estos productos sensibles en Europa.

Tras un intercambio de ofertas en mayo de 2016, la UE aseguró que completaría su oferta agrícola pasados los comicios en Francia y Alemania. “No presentar la oferta sería terrible”, reconoce una fuente del Mercosur, máxime cuando el objetivo para alcanzar un acuerdo es fines de 2017.

La Comisión Europea, que asume las negociaciones comerciales, propuso a los 28 el jueves aceptar en el bloque europeo una cuota de 70.000 toneladas de carne bovina y de 600.000 toneladas de etanol anuales procedentes de los países del Mercosur, indicaron tres fuentes.

La propuesta levantó las reticencias de los países con mayor tradición agrícola. Francia, Irlanda, Bélgica y otros ocho “aseguran que no es el momento” de presentar la oferta y abogan por realizarlo “hacia al final de las negociaciones”, según una fuente europea.

Otros ocho países, entre ellos Alemania, España, Portugal, Italia y Reino Unido, consideran al contrario que “es el buen momento de avanzar y proponer algo a los países del Mercosur para dar un impulso a las negociaciones”, agregó esta fuente.

Ninguna de las fuentes consultadas pudo precisar si la próxima semana en Brasilia, donde se celebra una nueva ronda de unas negociaciones que ya superan las treinta, la oferta europea estará finalmente sobre la mesa.

Bruselas “discute todavía las ofertas arancelarias” con los países, precisó el viernes una fuente del ejecutivo comunitario, subrayando la voluntad de “encontrar el justo equilibrio entre la importancia de estos productos” para el Mercosur y la protección de “los agricultores europeos”.

- El recuerdo de 2004 -

Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, por un lado, y la UE, por el otro, empezaron a negociar su Acuerdo de Asociación en 1999, pero en 2004, tras un intercambio de ofertas que ambas partes consideraron insuficientes, las conversaciones se suspendieron durante seis años.

Al reanudarlas en 2010, ambas partes acordaron mejorar las ofertas de 2004, explicaron fuentes cercanas a las negociaciones. La cuota de carne propuesta entonces por la UE fue de 100.000 toneladas de carne de res anuales y la intención en 2016 era de ofrecer 78.000, según estas fuentes.

Pese a que la cifra debatida actualmente en la UE es menor, el principal sindicato europeo de agricultores Copa-Cogeca y eurodiputados franceses urgieron a Bruselas a no realizar la propuesta. “Esta propuesta se arriesga a enviar al sector bovino europeo al matadero”, subrayó el socialdemócrata Eric Andrieu en un comunicado.

Estos justifican su llamado en la salida del bloque europeo de Reino Unido, que importa alrededor del 50% de carne bovina de Irlanda, a finales de marzo de 2019, máxime cuando se desconoce todavía cómo se articularán las futuras negociaciones comerciales entre Londres y los 27.

“La Comisión Europea tiene que dejar de aprovecharse de la agricultura como moneda de cambio para un acceso de los productos industriales y servicios europeos”, agregó Andrieu, citando los sectores en los que la UE sacaría provecho de un acuerdo con los países del Mercosur.

PENDIENTE

Desde el intercambio de ofertas en 2016, la discusión sobre el acceso al mercado de bienes, servicios y compras públicas se paralizó hasta que la UE complete su oferta, pero no así el resto de grupos de trabajo, que ya están empezando a llegar a los temas que deberán resolverse a nivel político.

Sin la oferta agrícola europea, “después de octubre no tendremos nada que hacer, se termina el universo de los asuntos a nivel técnico”, explicó la fuente del Mercosur. Entre los abiertos quedarían algunas cuestiones sobre indicaciones de origen protegidas.

Otra de las cuestiones por resolver es el acceso a los medicamentos. Los europeos quieren mayor protección de los descubrimientos de sus compañías farmacéuticas, pero los países del Mercosur lo ven más desde una óptica de salud pública, según la misma fuente.

Tras la llegada del proteccionista Donald Trump a la Casa Blanca, la UE quiso impulsar su política comercial en nombre del libre comercio. Así, en julio, alcanzó un “acuerdo político” con Japón, quiere cerrar otro en 2017 con México y anunció su intención de abrir negociaciones con Australia, Nueva Zelanda y Chile.

El objetivo compartido por ambas partes es alcanzar un acuerdo “estilo Japón” con el Mercosur para la reunión ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC) prevista para diciembre en Buenos Aires. Para ello, no obstante, el bloque sudamericano quiere haber cerrado las cifras de las cuotas agrícolas, que la UE debe todavía presentar.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada