Italia y España quieren mayor interacción para contribuir al motor de Europa

Juan Rosell, Presidente Ceoe interviene al Foro de Dialogo Italia-España.

Juan Rosell, Presidente Ceoe interviene al Foro de Dialogo Italia-España.

Empresarios y políticos de Italia y España participaron hoy en Roma en la última jornada del XV Foro de Diálogo bilateral para debatir sobre innovación y sobre la necesidad de interactuar para impulsar el motor de Europa con Francia y Alemania.

El coordinador del foro, Josep Duran i Lleida, reclamó que “el motor franco-alemán ha sido vital” para el desarrollo comunitario pero subrayó que “ahora más que nunca ese motor es insuficiente” por lo que llamó a la colaboración entre Italia y España.

Dijo que los dos países viven la recuperación de sus economías pero advirtió que esta puede ser “frágil” por lo que reclamó estabilidad política, sobre todo después de la crisis entre el Gobierno español y el de Cataluña a raíz del pulso independentista.

Duran i Lleida pidió “buscar una solución” y se declaró no independentista “por razones de cerebro y corazón” pero también porque se considera europeísta, por lo que advirtió de los riesgos que a su juicio suponen las secesiones para el proyecto europeo.

Como conclusión del Foro de Diálogo, entre otras cosas el político catalán llamó a “tener siempre presente” a América Latina, un continente a su parecer “con grandes posibilidades económicas”.

En esta segunda y última jornada, el primero en hablar fue el ministro de Cultura italiano, Dario Franceschini, que apostó por la cultura como uno de los principales valores económicos de los dos países.

No obstante criticó que la Unión Europea (UE) no está haciendo “suficiente” para poner en relieve este valor.

Desde el punto de vista de los contenidos culturales, a su juicio Europa “debe pasar de una política defensiva a una de contraataque” ante la hegemonía del mundo anglosajón, sobre todo en el dominio de los espectáculos y la televisión.

Tras la comparecencia del ministro se llevó a cabo un panel sobre la revolución tecnológica titulado “la innovación a la base del repunte competitivo europeo”, en el que participaron empresarios y expertos de los dos países.

El presidente de la compañía Indra, Fernando Abril-Martorell, celebró que la reciente cumbre de Tallin haya apostado por impulsar las nuevas tecnologías, gracias en su opinión al “efecto Macron”.

Y es que en su opinión el presidente francés, Emmanuel Macron, gracias a su trayectoria en el sector privado, goza de “una sensación de urgencia en la transformación digital mucho mayor que los políticos y que la Comisión Europea”.

Por ello llamó a la UE a seguir el ritmo de la revolución tecnológica, que “está siendo muy rápida y es un cambio global”.

En su opinión, Italia y España, con economías importantes, tienen una “gran oportunidad” si recurren a la tecnología para implementar “un reinicio industrial” y destacó que de “una mayor interacción” entre los dos países “podrán salir cosas muy positivas”.

Para ello instó a la acción a los Gobiernos para que fomenten la adopción de nuevas tecnologías, las difundan entre las empresas y la sociedad y las apliquen a la Administración Pública.

También habló el exdirector de la escuela de negocios Iese, Jordi Canals, quien abogó por generar “interacción y diálogo” para avanzar en la revolución tecnológica y propuso abordar “el problema de la burocracia” y crear grupos de trabajo que reúna a las universidades, Gobiernos, sindicatos y empresas.

Intervinieron asimismo la diputada y profesora de ingeniería industrial Maria Chiara Carrozza y la rectora de la Universidad Luiss Paola Severino, quien advirtió que ante la “nueva revolución industrial”, si no se afronta impulsando la innovación, Europa “será solo un continente de consumidores”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada