Un barman cubano se corona ‘Rey de reyes’ en el Floridita, cuna del daiquiri

El cubano Adrián Ravelo (i) prepara un cóctel durante la competencia de coctelería "El Rey del Daiquiri" hoy, viernes 6 de octubre de 2017, en La Habana (Cuba).

El cubano Adrián Ravelo (i) prepara un cóctel durante la competencia de coctelería “El Rey del Daiquiri” hoy, viernes 6 de octubre de 2017, en La Habana (Cuba).

Un barman cubano se coronó hoy “Rey de reyes del daiquiri” en el evento de coctelería que cada año organiza el bar habanero Floridita, preferido de Ernest Hemingway y cuna de la famosa bebida, que en su 200 aniversario escogió por primera vez al campeón entre los ganadores de ediciones anteriores.

El cantinero del Hotel Habana Libre, Adrián Ravelo, avanzó en la semifinal con dos versiones de daiquiri y ganó la última ronda con “Bella doncella”, un coctel aperitivo que improvisó en unos 15 minutos y en el que mezcló albahaca, sirope de melón, martini extraseco y Havana Club 7 años.

“Estoy muy emocionado. Es un gran honor para mí estar aquí y ganar esta competencia de ganadores. Nunca esperé esto”, confesó a Efe minutos después de recibir el trofeo y superar a una docena de cantineros de Cuba, Argentina y Estados Unidos.

Entre las variadas versiones del daiquiri, Ravelo explicó que prefiere la “tradicional, la del Floridita”, en su receta original del fundador del famoso bar, el catalán Constantino Ribalaigua “Constante”, que solo usaba azúcar, hielo picado, limón, ron y unas gotas de marrasquino.

“Es el cóctel que más disfruto hacer. Considero que es el más difícil en nuestra cantina, por eso estoy tan comprometido con él”, aseguró el joven barman, que de sus 34 años ya acumula 14 de experiencia detrás de la barra.

Esta edición especial del “Rey del daiquiri” cierra la jornada de celebración por los 200 años del bar-restaurante preferido del premio nobel estadounidense Ernest Hemingway, que vivió en Cuba más de 20 años.

Su bebida insignia es conocida y replicada en todo el mundo, pero ninguna como el original, decía Hemingway, quien dejó escrito que tomaba su “daiquiri en el Floridita”.

“El Floridita es un negocio de 200 años que se renueva. En nuestra carta tenemos 16 sabores de daiquiri, no sólo el clásico, y todo estos eventos nos sirven para incorporar nuevas tendencias y nuevas mezclas”, señaló el director del bar-restaurante, Ariel Blanco.

Según Blanco, el “secreto de la buena salud” del local radica en “seguir la tradición impuesta por Constante, trasmitida de generación en generación y combinada con una historia enriquecida por ese gran cliente que fue Hemingway, un enamorado del daiquiri del Floridita”.

Para honrar a esta institución y a los barmans de la isla, la marca de rones Havana Club -que también auspicia la cita- creó el “Esencial del cantinero”, un nuevo espirituoso “ideal para preparar cocteles como el daiquiri”, adelantó el director de Desarrollo de Mercado de la empresa, Sergio Valdés.

Disponible en el mercado a inicios de 2018, este “regalo al Floridita y a los cantineros cubanos” se elabora con bases de añejamiento superiores a los cuatro años y posee “una complejidad aromática y de sabor” que lo hace agradable también para tomarlo solo, explicó Valdés.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada