La pasarela que involucra a toda una ciudad, Milán, trasluce optimismo antes de empezar

BoselliLa Semana de la Moda de Milán comenzará el miércoles bajo el signo del optimismo, con un programa rico y especial pese a la incertidumbre económica que reina aún en Italia.

 

“Se trata de una edición importante porque precede a la Exposición Universal que se inaugura en mayo en Milán”, sostiene Cristina Tajani, asesora de la alcaldía.

 

Durante seis días, los grandes creadores de la moda femenina presentarán sus nuevas creaciones, mientras jóvenes promesas italianas intentan abrirse espacio.

 

La novedad más esperada es el desfile de Gucci, firmado por Alessandro Michele, la mano derecha de Frida Giannini, quien se convirtió en su sucesor tras la marcha precipitada de la diseñadora.

 

Michele fue elegido para asumir el papel como director creativo de Gucci gracias a su visión muy contemporánea de la moda.

 

En total, se presentarán 151 colecciones en 68 desfiles y 80 presentaciones, durante las cuales se conocerán las tendencias para el otoño 2015 e invierno 2016.

 

Una serie de eventos especiales, exposiciones e iniciativas culturales completan un calendario particularmente estimulante.

 

La pasarela de la moda de Milán es sin duda una de las más importantes e involucra a toda la ciudad, donde incluso algunos palacios históricos abren sus puertas para desfiles, como el Palacio Real.

 

Convertida por una semana en el emblema del lujo, la capital del diseño ofrece eventos por todas partes, inclusive en barrios que se identifican más con la creatividad y el arte.

 

A pocos metros de la célebre catedral, en la zona de “las cinco vías”, numerosos talleres y galerías suelen abrir sus puertas al público con el objetivo de “relanzar el casco histórico”.

 

Milán este año desprende además optimismo.

 

“La situación económica actual es poco uniforme y condiciona todo”, reconoce el presidente de la Cámara de la Moda, Mario Boselli.

 

Según estimaciones, en 2014 el volumen de negocios fue de 61.600 millones de euros, lo que representa un aumento del 3,7% con respecto al 2013.

 

“Para 2015 el crecimiento previsto es menor”, sostiene Boselli, quien no excluye que las estimaciones mejoren gracias al precio bajo del petróleo, a una mejor relación con los bancos y a un cambio favorable para las exportaciones.

 

“Estoy convencido de que estamos en la víspera de un periodo excepcionalmente positivo”, aseguró.

 

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada