La CNMC rechaza por unanimidad la petición de Repsol de recusación de Marín Quemada

El Pleno de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) rechazó por unanimidad en una reunión celebrada el pasado viernes por la mañana la petición de recusación del presidente del organismo regulador, José María Marín Quemada, y de dos consejeras planteada por Repsol Comercializadora de Productos Petrolíferos, anunció el regulador en una nota.

 

Repsol había pedido que se apartase de un expediente sancionador en su contra tanto a Marín Quemada como a las consejeras María Ortiz e Idoia Zenarrutzabeitia por mostrar una “enemistad manifiesta”, una “pérdida de imparcialidad objetiva” y un “sentimiento personal de rechazo”.

 

En la reunión del viernes de la CNMC para analizar esta petición de Repsol, tanto el presidente del organismo como las dos consejeras recusadas se ausentaron de la sala para que los ocho miembros restantes del Pleno pudiesen votar sobre el asunto, según consta en el acuerdo sobre recusación.

 

Tras el anuncio este lunes de la decisión de la CNMC en la que se rechaza la recusación, fuentes de Repsol indicaron a Europa Press que la compañía “discrepa absolutamente con el contenido de dicha resolución” y emprenderá “cuantas acciones en derecho le corresponden en defensa de sus intereses”.

 

El diario ‘El País’, que adelanta este lunes la solicitud de la compañía, asegura que el escrito de recusación acusa al presidente de la CNMC de querer multar a la compañía pese a cumplir la ley en lo referente a la adaptación de los contratos de suministro en exclusiva a las gasolineras, de saltarse los criterios de la Dirección de Competencia y de buscar objetivos políticos con su actuación.

 

La petición de recusación se produce a propósito del expediente acerca del incumplimiento parcial de una resolución de 2009 en la que se multaba a Repsol, Cepsa y BP por fijar de forma indirecta los precios de los carburantes a los empresarios independientes. Repsol había recurrido la sanción a la Audiencia Nacional.

 

Este mismo expediente también dio origen a una solicitud de recusación contra Marín Quemada y las dos mismas consejeras por parte de Cepsa, que ya fue rechazado por la CNMC y que no impidió imponer recientemente una multa del 2,5 millones a esta compañía por el incumplimiento de la multa de 2009.

 

Al estar especialmente fundamentada, la petición de recusación de Repsol fue analizada por el pleno de la CNMC, mientras que la de Cepsa se abordó en un nivel inferior, en la Sala de Competencia del organismo, donde se rechazó.

 

LA GASOLINA Y EL CAFÉ DEL ‘STARBUCKS’.

 

Asimismo, la petición de recusación se debe, entre otras cosas, a unas informaciones de prensa aparecidas el 11 de febrero según las cuales Marín Quemada había comparado en unas jornadas organizadas por el IESE el precio del litro de gasolina con el de un café de ‘Starbucks’.

 

Este comentario hizo que dos días después Repsol registrase ante el propio organismo esta petición de recusación. Las declaraciones de Marín Quemada, tras la transcripción realizada por la CNMC, aluden al “panorama internacional que hace que se comente en las conversaciones entre colegas norteamericanos que ‘por fin hemos conseguido que la gasolina esté más barata que el café del Starbucks'”.

 

El presidente de la CNMC también señaló durante estas jornadas que el organismo está siendo “más activo en el control de la actividad de carburantes” y que “no sobran foros de discusión sosegada” sobre estos asuntos.

 

La CNMC considera, tras escuchar la intervención de Marín Quemada en el IESE, que “la simple audición de este fragmento excluye” cualquier actitud de “parcialidad, aversión o enemistad” por parte del presidente del regulador, por lo que “resulta infundada la invocación” que hace la compañía.

 

Asimismo, el Pleno de la CNMC señala en su fallo, basándose en un informe de la Abogacía del Estado en el que se analizó la recusación de un miembro del Consejo Nacional de la Competencia por unas manifestaciones en un acto académico sobre la regulación del sector eléctrico, que no concurre en las declaraciones de Marín Quemada “elemento o juicio que denote parcialidad”.

 

“No se asocia, ni a dichas declaraciones, ni a otras consideraciones que Repsol Comercial de Productos Petrolíferos incorpora en su escrito, interés personal de ninguno de los recusados” en relación con el objeto del procedimiento sancionador abierto, “más allá del derivado del cumplimiento de sus deberes, de conformidad con los fines que tiene atribuida la Comisión”, indica.

 

Para el Pleno, “no se alcanza a deducir el beneficio o detrimento que los recusados pudieran sufrir en su esfera jurídica o patrimonial como consecuencia de la resolución, cualquiera que fuera su sentido”, del expediente, y señala que “idénticas consideraciones conducen a rechazar cualquier atisbo de íntima amistad o manifiesta enemistad de cualquier de ellos” con Repsol.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada