Frente a impopularidad, Macron defiende las reformas prometidas en la campaña

El Presidente de Francia, Emmanuel Macron en un momento de la entrevista concedida a la televisión .

El Presidente de Francia, Emmanuel Macron en un momento de la entrevista concedida a la televisión .

El presidente francés, Emmanuel Macron, reapareció en la televisión francesa cinco meses después de su elección para frenar su impopularidad y defendió las reformas emprendidas, al tiempo que apostó por profundizar en el multilateralismo en la escena internacional.

En una larga entrevista de más de una hora en la televisión TF1 en horario de máxima audiencia, el presidente se obstinó en rechazar algunas etiquetas que le han puesto a causa de algunas de las medidas económicas que ha adoptado su Gobierno, como la de ser arrogante o “el presidente de los ricos”.

“Nos ocupamos de la parte del país en la que las cosas no van bien. Vamos a hacer una transformación radical para que todo el mundo pueda encontrar su espacio en esta sociedad”, aseguró Macron.

El presidente recordó que ganó las elecciones con un programa en el que se comprometía a dar mayor flexibilidad al mercado laboral, por lo que rechazó que las reformas emprendidas por decreto en ese terreno sean ilegítimas.

Frente a quienes le acusan de despreciar a la clase trabajadora, Macron aseguró que junto a la flexibilidad ha adoptado medidas de protección de los más desfavorecidos.

Macron aseguró que hay que dinamizar el mercado laboral “para que las empresas puedan volver a crear empleo” y que la reforma de la formación profesional que su Ejecutivo está preparando permitirá a los trabajadores “tener más opciones de encontrar un empleo”.

“La verdadera desigualdad es la de la formación, quiero dar a todos las mismas oportunidades”, afirmó.

El presidente aseguró que sus reformas darán resultados en términos de reducción de empleo “en un año y medio o dos años”, aunque señaló que la tasa de paro “está bajando de forma progresiva”.

Macron reconoció que algunas de las medidas adoptadas “pueden ser impopulares”, pero afirmó que responden a lo que dijo en la campaña electoral.

“No tengo un discurso en el que enmascare la realidad. Trato de decir lo que hay y, a veces, cuando uno se acerca a la verdad puede quemarse con ella”, aseguró.

En política internacional, Macron reiteró su voluntad de trabajar por el multilateralismo y aseguró que “la voz de Francia en el mundo se está escuchando”, como atestiguan, a su juicio, la concesión de los Juegos Olímpicos de 2024 a París o la reciente elección de la exministra gala de Cultura Audrey Azoulay al frente de la Unesco.

Aunque consideró que Estados Unidos es el mejor aliado de Francia en la lucha contra el terrorismo, reconoció que mantiene “desacuerdos” en algunos terrenos, como la lucha contra el cambio climático o el acuerdo nuclear con Irán, pero afirmó que mantiene un diálogo permanente con su homólogo estadounidense, Donald Trump.

En esas conversaciones, aseguró, ha tratado de convencer al inquilino de la Casa Blanca de la necesidad de mantener el multilateralismo como método más eficaz para lograr resultados.

“Le he explicado, por ejemplo, que romper el acuerdo con Irán era un mal método, como ha quedado claro con Corea del Norte, con quien rompimos toda negociación y nos hemos despertado con un país que está a punto de tener el arma nuclear”, señaló.

Macron, que anunció que viajará a Teherán “en el momento necesario”, se comprometió a mantener el acuerdo con Irán, aunque afirmó que lo hará “de forma exigente” y que pretende ampliarlo a otros terrenos, como su programa balístico o su implicación en los conflictos de la región.

El presidente, que hasta ahora se había negado a ser entrevistado en televisión, lo que le llevó incluso a anular la tradicional entrevista del 14 de julio, día de la Fiesta Nacional francesa, afirmó que no le preocupan sus cotas de popularidad y que, por el momento, no piensa en su reelección.

“Llegará el día en el que habrá que explicar lo que hemos hecho y proponer nuevas ambiciones. Pero si me pasara el día pensando en mi propio destino llevaría a Francia al fracaso”, comentó.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada