El Santander ganó 914 millones de euros en España sin el Popular, un 61 por ciento más

La presidenta del Santander, Ana Botín.

La presidenta del Santander, Ana Botín.

El Banco Santander España obtuvo un beneficio neto de 914 millones de euros entre enero y septiembre solo con su actividad minorista y sin contar con el Banco Popular, lo que representó un incremento interanual del 61 %, informó hoy la entidad a la CNMV.

Contando con el Popular, que registró unas pérdidas de 122 millones, el resultado habría sido de 792 millones de euros, aunque habría que sumar los 183 millones que ganó en España con su actividad de crédito al consumo (SCF) y restar, previsiblemente, las pérdidas del área inmobiliaria, que este trimestre no facilita.

Esos 914 millones se obtuvieron, explica la entidad, por efecto de un cargo extraordinario de 216 millones de euros del año anterior, sin el que el beneficio habría crecido un 16 % gracias a la captación de clientes y al aumento de la transaccionalidad debido a la estrategia de la Cuenta 1,2,3.

En cuanto al Popular, la entidad generó una pérdida atribuida de 122 millones de euros por un cargo no recurrente de 300 millones registrado en el tercer trimestre para costes de integración.

Entre junio y septiembre, el Grupo avanzó “significativamente” en la integración del Popular, ya que completó una ampliación de capital de 7.072 millones de euros; acordó la venta del 51 % de los activos inmobiliarios a Blackstone; inició el cambio de marca, y abrió la red de cajeros del Santander a los clientes del Popular.

Asimismo, explica el Santander, el bono de fidelización para clientes que compraron acciones del Popular entre el 26 de mayo y el 21 de junio de 2016 cuenta ya con una aceptación de más del 60 % del máximo importe posible de la emisión.

Volviendo a las cuentas del negocio minorista en España, el crédito bruto a la clientela se situó en 149.000 millones tras caer el 3 % en comparación interanual, en tanto que los recursos de clientes crecieron el 8 % y sumaron 240.000 millones, explica la entidad.

El ratio de morosidad se encontraba en el 4,99 % al cierre del primer trimestre, por debajo del 5,82 % de un año antes.

El Santander cerró septiembre con 1,6 millones de clientes vinculados en España, frente a los 1,3 millones de un año atrás, en tanto que la cifra de clientes digitales en este mercado era de 3 millones, frente a los 2,7 millones de septiembre de 2016.

En cuanto a los principales márgenes de la cuenta minorista de España, el de intereses se redujo un 4,7 % hasta 2.222 millones, afectado aún por los bajos tipos de interés y la repreciación de las hipotecas.

Tras sumar 1.506 millones de euros en comisiones, que crecieron un 13,2 % interanual, el margen bruto de la entidad se situó en 4.325 millones de euros, un 1 % más que un año atrás.

Por último, el beneficio antes de impuestos se situó en 1.319 millones (un 17,9 % más) tras restar unos costes totales de explotación de 2.419 millones (-3 %) y unas dotaciones para insolvencias de 404 millones (-19,3 %).

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada