Se confirma el descubrimiento del primer asteroide-satélite estable de la Tierra

magen captada por Pan-STARRS de 2016 HO3, el primer asteroide-satélite estable de nuestro planeta.

magen captada por Pan-STARRS de 2016 HO3, el primer asteroide-satélite estable de nuestro planeta.

El innovador telescopio de sondeo panorámico Pan-STARRS, alojado en el Observatorio de Haleakala de Hawái, representa en la actualidad una de las mejores opciones para descubrir cometas y asteroides. Sus características permiten obtener imágenes muy amplias del cielo de manera continua y los equipos que trabajan con él lo tienen más fácil para descubrir nuevos objetos orbitando cerca de la Tierra.

Esto es precisamente lo que ocurrió en abril de 2016 cuando un equipo de astrofísicos descubrió desde el Pan-STARRS un pequeño objeto que, en un principio, tomaron como algún trozo de basura espacial. Durante los días siguientes, y tras recopilar más datos, esta hipótesis se rechazó puesto que el objeto medía unos 100 metros de diámetro.

Finalmente se bautizó con el anodino nombre científico de (469219) 2016 HO3 y se catalogó como un cuerpo perteneciente a la familia de los Asteroides Apollo. Su posición y órbita fue publicada en el Journal de la Royal Astronomical Society con un llamativo título que apuntaba al descubrimiento de un cuasi-satélite de la Tierra.

Aquí viene lo interesante, porque… ¿qué es exactamente un cuasi-satélite?

La definición nos dice que se trata de un objeto que orbita una estrella y que además tiene una resonancia orbital 1:1 con otro planeta. Esto significa que, aunque tiene una órbita más excéntrica que la de la Tierra, el asteroide 2016 HO3, gira alrededor del Sol al mismo tiempo que lo hace nuestro planeta de la siguiente manera:

Esta misma semana, y tras revisar y comprobar los datos existentes, un equipo internacional de astrónomos e ingenieros han anunciado, durante la celebración de la 49ª Conferencia anual del DPS (Division for Planetary Sciences) que, efectivamente,  2016 HO3 se convierte en el primer cuasi-satélite confirmado y estable de nuestro planeta.

Así pues, desde hace tan solo unos días, nuestra querida bola azul ya tiene un nuevo acompañante cósmico que se suma al viaje junto a la Luna. Por supuesto, las órbitas de nuestro bien conocido satélite natural y este nuevo asteroide son muy diferentes, pero su descubrimiento nos puede traer beneficios futuros realmente fascinantes.

Cómo podéis observar en el vídeo superior que recrea la órbita de HO3, este cuasi-satélite realiza “bucles” alrededor de nuestro planeta a una distancia que representa unas 8 veces la distancia Tierra-Luna y además lo hace de una manera periódica y precisa. Esto podría facilitar por fin algunas de las misiones de NASA para visitar, ya sea en misión tripulada o no, un asteroide cercano a la Tierra.

No es el primer candidato a cuasi-satélite que se detecta (recordemos que en 2003 ya hubo otro similar) sin embargo aquel de 2003 siguió un patrón orbital durante algunos años y luego se alejó del Sistema Solar. En el caso de 2016 HO3, los investigadores señalan que mantiene la resonancia orbital con la Tierra desde hace ya casi un siglo y que permanecerá estable en esa órbita al menos dos siglos más.

De esta manera, no solo hemos encontrado el primer cuasi-satélite estable de la Tierra sino que poseemos ahora un objeto interesante que nos visita periódicamente y que podemos alcanzar y regresar aprovechando sus momentos de mayor cercanía a nuestro planeta.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada