El precio del suelo crece con la demanda de vivienda, con estabilidad en Galicia

Edificio de la viguesa calle Lepanto en Vigo.

Edificio de la viguesa calle Lepanto en Vigo.

El precio del suelo evoluciona en España al ritmo que marca la demanda de viviendas y, al igual que ocurre en el mercado inmobiliario, la situación es muy heterogénea en España, con repuntes más acusados en los grandes núcleos urbanos; aunque la situación en Galicia permanece estable.

Estas son las conclusiones del “Mapa del tiempo urbanístico” elaborado por ST Sociedad de Tasación, que ofrece una visión global de la situación del mercado del suelo en las distintas comunidades autónomas.

En algunas zonas, como Madrid, Barcelona o Baleares, la compra de viviendas crece, lo que se traduce en una mayor demanda de suelo finalista y, por lo tanto, en una subida de los precios.

En otros lugares, donde el precio de la vivienda no sube o lo hace tímidamente, el mercado del suelo no muestra variaciones significativas.

Según ST Sociedad de Tasación, esta situación se aprecia en regiones con oferta de suelo abundante o con unas existencias o “stock” importantes.

Las comunidades del norte de España, Galicia y Asturias, presentan una situación estable. La oferta de suelo es baja, pero las subidas de precios no son significativas y no hay grandes operaciones urbanísticas.

La situación es similar en comunidades adyacentes como Castilla y León y Cantabria.

No obstante, hay casos concretos -en Vigo, Orense, Gijón, Llanes o Santander- en los que el comportamiento es distinto por el desarrollo de planes urbanísticos.

En el País Vasco y la mayor parte de Navarra, el mercado también es estable, con algunos repuntes de actividad en San Sebastián y Pamplona.

En el sur de Navarra y La Rioja se percibe un una tendencia a la baja del precio del suelo, excepto en zonas consolidadas de las grandes ciudades.

También se perciben precios a la baja en Aragón, salvo en los mayores núcleos de población.

Cataluña y Madrid presentan una gran heterogeneidad. En Cataluña, el dinamismo de Barcelona contrasta con el estancamiento de Gerona, mientras que en la Comunidad de Madrid la capital es un mercado mucho más activo que el resto de la región.

Otra región compleja es la Comunidad Valenciana, con una tendencia general plana, o incluso a la baja, pero con repuntes en zonas de Valencia y, más moderados, en Alicante.

En Baleares se consolida tanto el aumento de la demanda como el incremento de los precios, sobre todo en las zonas costeras, especialmente de Ibiza.

La situación es distinta en Canarias, que tiene un volumen importante de suelo disponible y una actividad plana o a la baja.

También hay suelo disponible en Castilla-La Mancha, pero no se prevén desarrollos, lo que acerca su precio al del suelo rústico.

En Andalucía, el mercado está “paralizado” en general, con repuntes significativos en la Costa del Sol (Málaga), en la Costa de la Luz (Cádiz) y en Sevilla capital.

Tampoco se aprecia una actividad relevante en Extremadura.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada