No hay burbuja financiera en la eurozona que necesite una intervención, asegura en BCE

El logo de la divisa Euro es proyectado sobre el Banco Central Europeo el 12 de marzo de 2016 en Fráncfort.

El logo de la divisa Euro es proyectado sobre el Banco Central Europeo el 12 de marzo de 2016 en Fráncfort.

El Banco Central Europeo (BCE) es consciente de los riesgos que puede generar en los mercados su política de bajos tipos de interés y compras masivas de títulos de deuda, pero por ahora “no hay burbuja financiera a escala de la zona euro” ni nada que necesite su intervención.

Esta es la explicación del miembro del directorio del BCE Benoît Coeuré en una entrevista publicada hoy por “Le Journal du Dimanche” sobre las decisiones anunciadas el pasado jueves, en particular la de mantener las compras de títulos de deudas al menos hasta finales de septiembre de 2018, aunque a un nivel inferior, 30.000 millones de euros mensuales a partir de enero en lugar de 60.000 millones.

Coeuré repitió que esas operaciones se mantendrán mientras la inflación “no vuelva claramente hacia el 2 %”, aunque dijo esperar que no haya que prolongar el dispositivo una vez más.

En cuanto a los riesgos de apalancamiento, reconoció que hay tensiones puntuales en los precios inmobiliarios “en algunos países” y que en Francia la deuda de las empresas sube “también muy rápido, tal vez demasiado”, pero “por ahora, nada que necesite una acción del BCE”.

Sobre las reformas institucionales que se contemplan en la zona euro para hacerla más eficiente, indicó que él desde hace mucho tiempo está a favor de crear la figura de ministro de Finanzas dotado de instrumentos para que se pueda hacer frente a la próxima crisis “sin asentarse demasiado en el BCE, como ha ocurrido ampliamente estos últimos años”.

Para que sea posible ese ministerio común del euro -subrayó-, hay que generar confianza entre los países “y en esa discusión las reformas y el rigor presupuestario de Francia tienen valor de test”.

Además, añadió que “un presupuesto común no exonera a los Estados de sus responsabilidades presupuestarias”.

Igualmente defendió la idea de que el Mecanismo Europeo de Estabilidad se refuerce para poder convertirse en “un verdadero fondo europeo de estabilidad”, dotado de más medios e independiente.

Preguntado por el tirón de los movimientos populistas y proteccionistas, este miembro francés del directorio del BCE señaló que “Europa ha sido un éxito magnífico” con la creación del mercado único y del euro, o para acoger a países salidos del bloque soviético.

“Pero -admitió- no ha sabido acompañar a los trabajadores frente a la globalización y frente a las revoluciones tecnológicas”.

Por eso, insistió en que hay que aprovechar la recuperación económica para “construir un espacio de reglas europeas que favorezca la movilidad de los asalariados, defienda sus derechos y les permita educarse y formarse por toda la UE”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada

Etiquetas: