Libres con cargos los detenidos por irregularidades en descargas de pescado

Un furgón policial entra a los juzgados de Vigo. ARCHIVO.

Un furgón policial entra a los juzgados de Vigo. ARCHIVO.

Los seis detenidos, cuatro policías portuarios y dos personas relacionadas con la cooperativa de armadores de Vigo (ARVI), detenidos en relación con supuestas irregularidades en la descarga de pescado en el Berbés han quedado en libertad con cargos, informaron fuentes judiciales.

Tras la comparecencia de tres de los detenidos esta mañana ante el Juzgado de Instrucción 4 de Vigo, de los que solo uno ha declarado, todos han quedado en libertad como investigados por los delitos de cohecho, revelación secretos y falsedad, con la obligación de comparecencias mensuales.

La operación centra sus pesquisas en un entramado establecido en el puerto del Berbés que se dedicaba presuntamente a la venta ilegal de pescado, tanto especies no permitidas como tamaños no autorizados.

Las piezas más importantes en el engranaje de esta operativa de grupo lo compondrían, según las investigaciones, algunos jefes de servicio de la Policía Portuaria (cabos) que realizan su servicio en la lonja de Berbés.

De ellos depende el control de la actividad de descarga de la pesca fresca en lonja, lo que repercute en el pago de tasas a la Autoridad Portuaria; impartir las órdenes a los demás policías portuarios que realizan la actividad en la lonja y controlar la entrada y salida de personas al recinto portuario.

Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de mayo cuando el Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza), de la Guardia Civil, detectó en el muelle del Berbés una serie de irregularidades en el control de las descargas, en los cupos y en los tamaños de las especies que se capturan, tanto a nivel autonómico, nacional, como europeo.

Después de siete meses de investigación, la Guardia Civil, con la colaboración de la Autoridad Portuaria, pudo constatar una serie de irregularidades en las descargas de los barcos de la flota de pesca de altura y de grandes peces.

Unas irregularidades que, directa o indirectamente, estaban consentidas y en algunos casos propiciadas por determinados miembros de la policía portuaria que, haciendo dejación de sus funciones, supuestamente permitían la descarga y comercialización de pescado fresco de tallas o especies no permitidas, señalan fuentes de la benemérita.

Además, avisaban con antelación de las inspecciones periódicas que venían realizando el Ministerio de Pesca, la Xunta y la Guardia Civil, por cuyos favores, supuestamente, recibían remuneraciones en especie (pescado).

Adicionalmente, la Guardia Civil les acusa de expedir actas de inspección de descarga de buques o camiones sin haberse llevado a efecto, con el consiguiente beneficio económico para las empresas compradoras del pescado, ya que les permitía declarar especies de menor cuantía que generaban menos importe en las tasas que tenían que autoliquidar.

Durante la fase de investigación se efectuaron varias inspecciones en los distintos almacenes del muelle, donde se incautaron más de 200 kilos de pez espada de tamaño inferior al permitido, que habían sido descargados de barcos de bandera portuguesa.

La fase de explotación de la denominada operación “Govi” se desarrolló durante la madrugada de este lunes en el mismo muelle del Berbés, donde se llevaron a cabo la mayor parte de las detenciones e investigaciones de las personas implicadas.

Además, se han incautado 100 kilos de lomos de atún descargados directamente de un barco a un vehículo que fue interceptado careciendo de condiciones de transporte y de documento de trazabilidad.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
12