Xi Jinping condiciona a que más empresas chinas trabajen en EEUU a la transferencia de tecnología

China y EEUU firman acuerdos por valor de 253.500 millones de dólares

El presidente de los EEUU, Donald Trump (i), estrecha la mano de su homólogo chino, Xi Jinping (d), durante un evento empresarial celebrado en el Gran Palacio del Pueblo, hoy en Pekín (China).

El presidente de los EEUU, Donald Trump (i), estrecha la mano de su homólogo chino, Xi Jinping (d), durante un evento empresarial celebrado en el Gran Palacio del Pueblo, hoy en Pekín (China).

El presidente chino, Xi Jinping, pidió a su homólogo estadounidense Donald Trump durante un foro bilateral de empresas de ambos países en Pekín que EEUU permita un mayor flujo de transferencia de tecnología hacia China.

“Confiamos en que EEUU trabaje más en la transferencia tecnológica, y que más empresas chinas inviertan en ese país”, destacó Xi ante Trump y ejecutivos de grandes corporaciones de los dos países presentes en el foro, celebrado en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín.

El presidente chino subrayó que hay un gran potencial para la cooperación entre las dos economías, en tanto que una es el mayor país desarrollado y la otra la mayor nación en desarrollo, y anticipó que las importaciones chinas de productos estadounidenses alcanzarán pronto el billón de dólares (unos 862.000 millones de euros).

“Aumentaremos nuestra cooperación en comercio, especialmente en gas natural licuado, fuel, carne de vacuno o productos agrícolas, y promoveremos contactos en educación, cine y otros servicios”, prometió el presidente chino.

Xi también invitó a más empresas estadounidenses a participar en las Nuevas Rutas de la Seda, el ambicioso programa de infraestructuras y telecomunicaciones auspiciado por China para Eurasia y otras regiones.

Reconoció además la existencia de “fricciones” en las relaciones comerciales de ambos países, pero aseguró que “sobre la base de la cooperación y la competencia justa, confiamos en poder resolverlos de forma franca y consultada”.

ACUERDOS

El presidente chino, Xi Jinping, y su homólogo estadounidense, Donald Trump, asistieron hoy en Pekín a la firma de acuerdos comerciales entre las dos potencias económicas por valor de 253.500 millones de dólares (218.000 millones de euros).

Los acuerdos alcanzados, calificados como “un milagro histórico” por la parte china, afectan entre otros a los sectores energético, automovilístico, tecnológico y aeronáutico.

Destaca entre ellos el alcanzado por tres compañías estatales chinas (China Petrochemical Group, China Investment Corporation y Bank of China) para la exploración y extracción de gas en Alaska, por valor de 43.000 millones de dólares (37.000 millones de euros).

Por otro lado, la firma estadounidense Boeing y China Aviation Supply Holding Company acordaron producir aeronaves por valor de 37.000 millones de dólares (32.000 millones de euros).

Además, Goldman Sachs y la compañía China Investment Corporation ratificaron un tratado de cooperación industrial que se materializará en un fondo de 5.000 millones de dólares (4.300 millones de euros), para invertir en la industria manufacturera estadounidense y en compañías de consumo y sector sanitario.

Ambos países firmaron asimismo un acuerdo de venta de chips por 4.000 millones de dólares (3.400 millones de euros) y otro para comprar soja estadounidense por parte de la compañía estatal china Cofco por valor de 1.600 millones de dólares (1.400 millones de euros).

En las negociaciones del sector de transportes destaca la operación cerrada entre Ford y Ford China, por 9.500 millones de dólares (8.200 millones de euros), así como el documento firmado por General Motors y Shanghái General Motors por valor de 2.200 millones de dólares (1.900 millones de euros).

“Estos son buenos ejemplos del gran potencial y de la naturaleza de beneficio mutuo de la cooperación entre China y Estados Unidos”, destacó el presidente Xi al cierre del foro de negocios celebrado en Pekín.

Trump por su parte lamentó que las relaciones comerciales entre China y Estados Unidos no hayan sido más estrechas en el pasado, aunque afirmó que “no culpa” de ello a China, sino a las administraciones de Washington anteriores a la suya.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada