En Arabia Saudita, una purga real y una “prisión cinco estrellas”

El lobby del palacio Ritz-Carlton en Riad, el 21 de mayo de 2017

El lobby del palacio Ritz-Carlton en Riad, el 21 de mayo de 2017

Hace unas semanas, la flor y nata del mundo de los negocios se reunía bajo los candelabros de las salas de baile. Ahora, tras unas purgas inéditas en Arabia Saudita, el palacio Ritz-Carlton de Riad parece haberse transformado en una jaula de oro.

El fiscal general saudí prometió el domingo que ninguno de los arrestados procedentes de los círculos de poder recibiría un trato especial en el marco de una investigación anticorrupción. Entre los sospechosos, se encuentran ministros, exministros o el príncipe multimillonario Al Walid bin Talal.

Sin embargo, ironizan los internautas en las redes sociales, el hotel Ritz-Carlton, con sus majestuosas suites, sus pasillos en tonos pastel y sus estatuas de bronce se parece muy poco a las cárceles tradicionales reservadas para los saudíes de a pie.

“¡Llévennos con ustedes!”, bromeaban algunos internautas, que decían querer conocer tales lujos. Otros especulaban sobre quién sería el próximo en ser añadido a la “lista de invitados”.

Las personas detenidas, miembros de la élite saudí, “son tan suaves como la mantequilla y no podrían sobrevivir en una cárcel clásica”, escribía un saudí en Twitter.

Más de 200 personas están siendo retenidas e interrogadas por presuntos actos de corrupción, por un monto calculado en 100.000 millones de dólares (86.100 millones de euros), según el fiscal general saudí.

Más de 200 personas están siendo retenidas e interrogadas por presuntos actos de corrupción, por un monto calculado en 100.000 millones de dólares (86.100 millones de euros), según el fiscal general saudí.

No se puede saber con certeza cuántos sospechosos estarían detenidos en el Ritz-Carlton.

Los coches de policía custodian el establecimiento hotelero, cuyo imponente pórtico de entrada sigue cerrado. En la página web de Palacio, un mensaje indica que “las líneas telefónicas del hotel están cortadas de momento, hasta nueva orden”.

- Hotel no disponible -

No se ha filtrado ninguna información oficial sobre cuánto durará la detención de los sospechosos antes de una eventual acusación y un posterior proceso.

El domingo, la página de reservas en línea del hotel indicaba que no había habitaciones disponibles hasta diciembre. El viernes, el Ritz-Carlton figuraba como no disponible hasta febrero de 2018.

Un empresario saudí que pensaba organizar allí un acto este fin de semana fue informado de que todo había sido cancelado.

La dirección del hotel le envió este mensaje, según contó el afectado a la AFP: “A causa de acontecimientos imprevistos, el hotel ha tenido que alojar a una delegación gubernamental de alto nivel desde el 4 de noviembre de 2017″, cuando se llevó a cabo la purga.

Un corto video que circula por internet, y del que se afirma que fue grabado dentro del hotel, muestra a gente durmiendo en el suelo -cubierto de coloridas colchas-, vigilada por guardias armados.

Según el New York Times, el lugar filmado sería la sala de baile “B”, que los guardias estarían utilizando de cuartel improvisado.

El arresto de importantes miembros de la familia real ha provocado una ola de pavor en el reino.

El arresto d e importantes miembros de la familia real ha provocado una ola de pavor en el reino.

Las fuerzas de seguridad bloquearon en tierra aviones privados, al parecer para impedir que personas importantes abandonen el país, indicó una fuente del sector de la aviación, lo que podría hacer temer más arrestos.

Hace apenas unas semanas, el Ritz-Carlton albergó una cumbre de inversores que fue promocionada, a bombo y platillo, como el “Davos del desierto”.

El joven príncipe heredero Mohamed bin Salmán, cuya influencia en el poder no deja de crecer, presentó allí unos ambiciosos planes de desarrollo económico y prometió que impulsaría una Arabia Saudita “tolerante” y “moderada”, un cambio de rumbo en este reino ultraconservador, que aplica una rigurosa versión del islam.

Unos días después, el 4 de noviembre, fue nombrado al frente de una nueva comisión anticorrupción, tras el lanzamiento de las purgas, alterando asimismo la rutina del Ritz-Carlton.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada