Francisco Saraiva, coordinador del Centro Afurada: “Los marineros jubilados son los que mejor pueden contar la historia porque sintieron en su piel esa vida”

Saraiva con un marinero de la localdiad.

Saraiva con un marinero de la localdiad en el Centro Interpretativo do Patrimonio da Afurada, en Gaia.

No todas las comunidades singulares tienen la suerte de contar con un centro de interpretación de su historia y tradición. En Vila Nova de Gaia, Afurada, una comunidad de pescadores, cuenta con el Centro Interpretativo do Patrimonio da Afurada desde 2013.

Es un completo museo que aloja todos los objetos relativos al  trabajo de los pescadores locales. Desde Afurada partían los marineros que iban a la pesca del bacalao en durísimas condiciones. El barco llevaba unas barcas que en alta mar eran autónomas para pescar. Algunas ya no regresarían al barco nodriza dada la fragilidad de aquellas embarcaciones.

Con la ayuda de abuelos y padres de esta comunidad,  se reunieron objetos y experiencias en el Centro de Interpretación. Afurada es villa pescadora y muy religiosa con su patrón san Pedro al frente, según el coordinador  del Centro, Francisco Saraiva. AFurada, hoy con este Patrimonio reunido, “se abre al mundo” para compartir con los visitantes esta cultura marítima.

Entre piezas de barcos, vestimenta de los marineros, maquetas de barcos, imágenes de la pesca del bacalao… la pieza que elige Saraiva como más relevante, por la historia con la que llegó, es una humilde y primitiva sonda que, en un principio, no sabían en el Centro ni lo que era ni para qué servía. Incluso se pensó que podría ser un instrumento de la construcción civil como una especie de plomada.  Recurrieron, entonces,  al donante de la pieza que les explicó que este hierro, con forma de copa vuelta al revés, seguido de un hilo, servía, además de para medir la profundidad, para conseguir muestrear qué tipo de fondo había, arenoso o fangoso, a través de un poco de alquitrán que se ponía en el hierro para que informase del fondo marino. De esta sencilla forma, se podía saber si había fondo propicio para que allí habitaran especies de peces e intentar pescarlas.

Lo más importante del Centro Interpretativo do Patrimonio da Afurada  es intangible, el capital humano, sus vecinos que fueron al mar y ahora pueden contar “en primera persona” lo que vivieron entonces. “Son los que mejor pueden contar” afirma Francisco Saraiva, porque ellos “sintieron en su piel esa vida”. ¡El mejor patrimonio!

Estos apuntes serían incompletos sin aludir a la tradición gastronómica del pescado en Afurada. Aquí muchos restaurantes tienen la parrilla donde asan el pescado a la puerta, en plena calle. Cada vez son muchos más los visitantes que vienen a este barrio de Vila Nova de Gaia a degustar el pescado fresco.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
12