Una zona del océano Pacífico lleva más de 1000 años inmóvil y ahora sabemos por qué

 En el Pacífico Norte, a 2.000 metros bajo la superficie, existe una gran masa de agua inmóvil desde hace un milenio.

En el Pacífico Norte, a 2.000 metros bajo la superficie, existe una gran masa de agua inmóvil desde hace un milenio.

Decía un antiguo aforismo griego que “un hombre no puede bañarse dos veces en el mismo río” haciendo referencia a la idea filosófica de que en esta vida todo fluye, todo está en constante movimiento. Sin embargo, lo que seguramente no sabía Heráclito es que su frase contenía una verdad casi literal: el agua, que cubre casi las tres cuartas partes de nuestro planeta, se desplaza continuamente gracias a mareas, vientos y corrientes submarinas.

Nuestros mares y océanos están en movimiento y en algunos casos se desplazan a velocidades sorprendentes. Por ejemplo la Corriente del Golfo, la gran corriente oceánica que desplaza una inmensa masa de agua cálida desde el Golfo de México hacia el Atlántico Norte y que se mueve a una velocidad de casi dos metros por segundo. Si os impresiona el caudal del río Amazonas (unos 200.000 m³/s en sus tramos más amplios), imaginad ahora una gigantesca corriente submarina, con un caudal de 80 millones de m³/s, moviéndose a casi 7 kilómetros por hora.

Infografía de la corriente oceánica del Golfo.

Infografía de la corriente oceánica del Golfo.

Sin embargo, existe una zona en el Pacífico Norte que durante años ha intrigado a los oceanógrafos: una gran masa de agua en la que no se aprecia movimiento desde los numerosos satélites que estudian nuestros océanos.

Se han realizado análisis de carbono y los investigadores consideran que esta gran bolsa de agua se encuentra inmóvil, atrapada entre corrientes y mareas, desde hace más de 1000 años. Una especie de “zona muerta” en la que el agua no fluye sino que se mantiene quieta desde hace siglos y que podríamos explicar de manera similar a un “punto de Lagrange” oceánico en donde las fuerzas que desplazan el agua se compensan y crean una zona de quietud bajo la superficie.

Infografía con las corrientes oceánicas más importantes.

Infografía con las corrientes oceánicas más importantes.

Esta semana se ha publicado en Nature un estudio que, utilizando modelos de circulación oceánica, analiza las diferentes corrientes submarinas y otros factores que influyen en el desplazamiento de las masas de agua, incluyendo vientos en la superficie y el calor de fuentes geotermales en los fondos oceánicos.

La respuesta a esta gran bolsa de agua estática en el Pacífico se debe a la suma de diversos elementos: Se encuentra a casi dos kilómetros de profundidad, demasiado lejos de la superficie como que las corrientes oceánicas superiores cálidas le afecten, pero también se sitúa lo suficientemente alejada del calor geotérmico del lecho marino.

El resultado de esta localización, apartada de las corrientes, ha mantenido esta masa de agua estancada desde hace más de un milenio, apartada de las corrientes tanto superiores como inferiores… una cápsula del tiempo encerrada a dos mil metros bajo el mar.

Referencias científicas y más información:

C. de Lavergne, G. Madec, F. Roquet, R. M. Holmes & T. J. McDougall “Abyssal ocean overturning shaped by seafloor distribution” Nature 551, 181–186. DOI:10.1038/nature24472

Dana Dovey “Mystery ‘Shadow Patch’ in Pacific Hasn’t Moved For 1,000 Years And Scientists Finally Know Why” Yahoo News UK

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada