Barcelona cae en la primera ronda para albergar una agencia de la UE afectada por el Brexit

La candidatura de la turística Barcelona, una de las más fuertes a nivel técnico, contaba incluso con el edificio que albergaría la agencia y a casi 900 empleados: la Torre Agbar.

La candidatura de la turística Barcelona, una de las más fuertes a nivel técnico, contaba incluso con el edificio que albergaría la agencia y a casi 900 empleados: la Torre Agbar.

Barcelona cayó este lunes eliminada en la primera ronda de las votaciones para elegir la próxima sede de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), basada actualmente en Londres, una derrota que ya provocó un cruce de acusaciones entre el gobierno español y el catalán cesado.

“Este quizás es otro de los daños directos que nos ha podido llevar el independentismo en Cataluña”, dijo la ministra española de Sanidad, Dolors Montserrat, quien urgió a “trabajar unidos para continuar en este gran proyecto que es la Unión Europea, que es España”.

Para el presidente catalán destituido, Carles Puigdemont, la derrota de la candidatura de la capital catalana es un nuevo “éxito” de las acciones lanzadas por el gobierno español a raíz de la proclamación unilateral de independencia de esta región del noreste de España.

La salida del Reino Unido está prevista para el 29 de marzo de 2019, pero, antes de esa fecha, la UE quiere haber trasladado la EMA y la otra agencia comunitaria con sede en Londres, la Autoridad Bancaria Europea (EBA), cuya elección comenzó a continuación.

Ámsterdam se impuso en la final a la candidatura italiana de Milán para hacerse con este organismo de casi 900 trabajadores, indicó la presidencia pro témpore de la UE, Estonia.

La candidatura de la turística Barcelona, una de las más fuertes a nivel técnico, contaba incluso con el edificio que albergaría la agencia: la Torre Agbar, un rascacielos de mediados de los años 2000 conocido popularmente como el “supositorio” por su forma, entre otros apodos.

Con la eliminación de Barcelona, España, que ya cuenta con tres agencias en Bilbao, Vigo y Alicante, fracasa así en su segundo intento para atraer al organismo encargado de supervisar desde 1995 los medicamentos de uso humano y animal a la capital catalana, que quedó finalista cuando se concedió a Londres.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada