España le falta ‘mano’ para la atracción y retención de talentos

TalentoEspaña tiene problemas para atraer y retener a trabajadores con talento tanto locales como extranjeros, sobre todo porque no pone suficiente énfasis en la formación profesional antes de entrar al mercado laboral ni en la preparación y desarrollo de los propios trabajadores.

A nivel mundial España se sitúa en el ránking de Talento Mundial 2017 publicado hoy por el Centro de Competitividad Mundial (CCM) de la escuela de negocios suiza IMD en el puesto 32 de un total 63, con lo que ha mejorado dos puestos.

En el subíndice de inversión y desarrollo del talento salta del 31 al 30, en el de la atracción del 27 al 25 y en el de la preparación para formar y absorber a los talentos del 44 al 41.

No obstante, es en los componentes de estos subíndices, donde se revela que España tiene dificultades para desarrollar, atraer y retener a los talentos en sus empresas.

Así, el país se sitúa en el apartado de la atracción y retención de talentos en el puesto 59 de la lista, lo que lo sitúa en la cola.

Así, el país se sitúa en el apartado de la atracción y retención de talentos en el puesto 59 de la lista, lo que lo sitúa en la cola.

En la formación profesional de personas que entran en el mercado laboral España logra únicamente el puesto 50 y en la de los propios empleados dentro de la empresa se coloca en la posición 58.

“El énfasis de las empresas en la preparación de sus empleados es contrario a lo que se ve en el ránking de los cinco primeros países: Suiza, Dinamarca, Bélgica, Austria y Finlandia”, indicó el economista sénior del IMD, José Caballero.

De ahí que la motivación de los trabajadores, aunque puntúa algo mejor al figurar en el puesto 44, está en una posición “bastante baja”, a juicio de Caballero.

“Si tienes un clima laboral en el que el énfasis está en el desarrollo personal de los empleados, eso tiene un impacto positivo en la motivación. Y allí se ve la correlación con la baja puntuación en la formación profesional y la de los propios trabajadores”, según el experto de IMD.

Igualmente registra el país una “fuga de cerebros” de empleados bien educados y con excelentes destrezas bastante considerable, ya que España solo se sitúa en el puesto 31 de la clasificación mundial.

“Ello quiere decir que España prepara a muchas personas que luego se van y al mismo tiempo no tiene capacidades para satisfacer la demanda”, sentenció el economista sénior del IMD.

En el indicador de la preparación, que se refiere a las destrezas que están disponibles en el país, en el subíndice de la fuerza laboral capacitada España puntúa bien, al colocarse en el puesto 15.

En el indicador de la preparación, que se refiere a las destrezas que están disponibles en el país, en el subíndice de la fuerza laboral capacitada España puntúa bien, al colocarse en el puesto 15.

Sin embargo, en la experiencia internacional de los directivos sénior únicamente consigue el puesto 46, en la competencia de los mismos el 40 y en las aptitudes financieras el 39.

En el sistema educativo, la ciencia en los colegios, la educación universitaria y el dominio de idiomas, España se encuentra en los puestos 36, 43, 44 y 56, respectivamente, y solo en la educación de los directivos consigue colocarse en el 28.

Se trata de subíndices que revelan si el país está listo o puede satisfacer la demanda en la economía de destrezas específicas.

“Si tomamos en cuenta este patrón y la inversión que se está dando a la educación (donde ha mejorado) podríamos asumir que el sistema educativo no está produciendo el tipo de destrezas que son necesarias para tener un buen rendimiento” en la preparación del país para producir y absorber talentos, afirmó Caballero.

El hecho de que aún así el país haya mejorado dos puestos en el escalafón global se debe sobre todo a que en el componente de inversión y desarrollo “España ha mejorado en la inversión dedicada a la educación (puesto 25) y la calidad de la misma”, según el experto.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada