La Generalitat prevé pedir al FLA un total de 9.349 millones en 2018

Guindos cifra en 1.000 millones el coste de la crisis soberanista en Cataluña

Cristobal Montoro.

Cristobal Montoro. ARCHIVO.

La Generalitat estima que deberá pedir prestados al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) en 2018 un total de 9.349 millones de euros, de los que 5.454 millones se usarán para cubrir préstamos de años anteriores relacionados con los llamados mecanismos de liquidez habilitados por el Estado, básicamente el propio FLA.

El departamento de Economía de la Generalitat incluye este cálculo en una presentación para inversores actualizada hasta el mes de diciembre que repasa la evolución de las finanzas de la Generalitat.

De esta necesidad de financiación calculada en 9.349 millones de euros, la cantidad destinada a cubrir el objetivo de déficit (del 0,4 % del PIB, en un principio) son apenas 923 millones.

Los vencimientos de bonos o de préstamos de entidades financieras nacionales o extranjeras suman 2.937 millones y hay otros 125 millones para hacer frente a la liquidación negativa del sistema de financiación de 2008 y 2009.

La cantidad destinada a cubrir la ‘factura’ de los mecanismos de liquidez de años anteriores es tan grande porque Cataluña, como otras comunidades, está adherida desde 2012 al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), y ahora se acumulan las amortizaciones de todos aquellos préstamos.

De los 5.454 millones de la ‘factura’ del FLA, un total de 833,1 millones corresponden a la amortización del fondo de 2012; 1.351,8 millones al de 2013; 989,1 millones al de 2014; 1.411,5 millones al de 2015; 49,6 millones al llamado FLA social y otros 818,9 millones a los mecanismos de pago a proveedores.

Así pues, el 58 % del dinero que la Generalitat tiene previsto pedir al FLA en 2018 se usará para retornar los recursos solicitados en años anteriores a través de este mismo mecanismo.

Y es que las comunidades adheridas al FLA firmaron ejercicio tras ejercicio préstamos a diez años con el Estado para cubrir el déficit generado durante los años de la crisis y para poder atender los servicios sociales básicos, unos préstamos que se concedieron con los dos primeros años de carencia, pero pasado ese período las comunidades han tenido que empezar a amortizar capital.

Según esta misma presentación, elaborada en inglés, en 2017 la Generalitat habrá recibido 7.757 millones del FLA, de los cuales apenas 1.328 se destinan a cubrir el objetivo de déficit de 2017, que es el 0,6 % y otros 484 millones a hacer frente al exceso de déficit de 2016.

En cambio, la amortización de préstamos de años anteriores del FLA y los vencimientos de deuda y de préstamos con entidades financieras absorbieron un total de 5.820 millones en 2017.

Además de amortizar capital, la Generalitat ha pagado en intereses asociados al FLA un total de 1.950,7 millones de euros entre 2012 y 2016, y calcula que en 2017 habrá pagado unos 384 millones.

Hasta el mes de octubre, la Generalitat acumulaba un superávit de 212 millones de euros, por lo que, aunque en diciembre se acumulan muchos gastos, por primera vez en los últimos años tiene opciones reales de cumplir el objetivo de déficit marcado para 2017, que es del 0,6 %.

Ese mismo documento también prevé que la economía catalana acabe 2017 con un crecimiento del 2,9 %, y que 2018 se salde con un aumento del PIB del 2,6 %.

En este punto, el Govern reconoce riesgos internos para la economía catalana relacionados con “las tensiones políticas”, aunque no entra en más detalles, y también contempla riesgos externos derivados del “aumento del proteccionismo y un crecimiento potencial débil en las economías avanzadas”.

En cualquier caso, el Govern entiende que tanto la demanda interna como el sector público y las exportaciones seguirán evolucionando satisfactoriamente.

GUINDOS

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha cifrado hoy en unos mil millones el coste económico que ha tenido el planteamiento independentista en la economía catalana en el cuatro trimestre del pasado año.

En una entrevista en la SER, De Guindos ha explicado que esta cifra responde a la desaceleración de cuatro o cinco décimas del crecimiento del PIB catalán -del entorno del 0,9 % al 0,4 %- en el cuarto trimestre, que se eleva a 200.000 millones de euros.

Por ello, ha deducido que la crisis política ha podido costar ya “perfectamente” unos mil millones de euros al crecimiento económico, “castigado” por el planteamiento independentista.

Según el ministro, esta desaceleración pone de manifiesto la “enorme inquietud y desconfianza” que generaron las anteriores decisiones de la Generalitat.

De Guindos ha señalado que espera que el futuro gobierno catalán sea consciente de estos costes y abandone la “vía unilateral” y se centre “en el día a día” y en las “necesidades básicas” de la sociedad catalana, después de que se haya puesto de manifiesto, a su juicio, que la vía unilateral “no va a ningún sitio”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada