España estrena 2018 con una subasta de deuda a largo plazo a mayor interés

Fragamento de la fachada del Banco de España.

Fragamento de la fachada del Banco de España.

España ha captado hoy 4.636 millones de euros en deuda a largo plazo de distintas denominaciones en la primera subasta del año, en la que el Tesoro ha tenido que ofrecer unos intereses algo más elevados que en la anterior puja en casi todos los casos, con la atención puesta en Cataluña.

El importe colocado hoy -3.835,99 millones en bonos a 5 años y obligaciones a 10 y 30 años y 800 millones en obligaciones indexadas a la inflación- está en línea con los objetivos anunciados por el Tesoro el pasado martes, que era vender entre 3.000 y 4.000 millones de los primeros y entre 500 y 1.000 millones de las segundas.

Según los datos del mercado recogidos por Efe, el grueso de la subasta, 1.835,86 millones de euros, se ha distribuido en bonos a diez años, con un interés del 1,536 %, más alto que el 1,492 % de la subasta anterior, celebrada el 14 de diciembre.

Estos títulos son los que se utilizan para calcular la prima de riesgo de los países, con Alemania como referencia, y a media mañana ofrecían un rendimiento del 1,569 %, más elevado que el del nuevo bono que ha sacado hoy el Tesoro, y que, combinado con el 0,456 % del “bund”, arrojaba una prima de 111 puntos básicos.

También se han colocado hoy 1.040,25 millones de euros en forma de obligaciones a 30 años, que han salido con un rendimiento del 2,848 %, el único algo más bajo que el 2,883 % previo, en una puja celebrada el 7 de diciembre.

Asimismo, otros 959,88 millones han correspondido a bonos a cinco años, con un rendimiento del 0,367 %, más alto que el 0,301 % que se ofreció ese mismo día.

Por último, los 800,03 millones restantes se han vendido en la reapertura de una vieja referencia de obligaciones a 15 años indexadas a la inflación, con una rentabilidad del 0,515 %, frente al 0,261 % de la subasta que tuvo lugar el pasado 6 de julio.

La deuda española ha vuelto a despertar el interés de los inversores, que han presentado solicitudes por un importe total de 9.347,02 millones de euros por las cuatro denominaciones, poco más del doble que los 4.636 millones finalmente adjudicados.

Para los expertos de Renta 4 Banco, esto se produce en un entorno “de precios del crudo al alza y sólido crecimiento económico, que ha impulsado la rentabilidad de la deuda española hacia niveles de 1,6 % el bono a 10 años”.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, dibujaba la semana pasada en su balance de 2017 un horizonte económico optimista para España, aunque con “la única sombra” de la situación en Cataluña, donde está previsto que se constituya el nuevo Parlament el próximo 17 de enero tras los comicios de diciembre.

Para el analista de XTB Javier Urones, el Tesoro inicia el ejercicio 2018 con un resultado “mixto” en la rentabilidad exigida a la deuda pública.

Urones considera que los resultados de las subastas previstas para este año dependerán “en gran medida de los comentarios que hagan los miembros del BCE acerca del programa de compra de deuda, que debiera concluir después del verano”.

“Ya desde este primer mes del año -recuerda- se ha reducido la cuantía de compras mensuales desde los 60.000 millones de euros del mes pasado a los 30.000 millones actuales, motivo que junto con el aumento de la inflación en la eurozona”, harán cada vez más complicado que el Tesoro mejore los resultados obtenidos en las subastas del año pasado.

El Tesoro público aún no ha comunicado su objetivo de liquidez para 2018, después de que el año pasado lograra casi por completo, a falta de unos 1.000 millones, los 139.400 millones que se había fijado como meta, aunque desde el organismo recuerdan que se cubrieron sin problemas las necesidades de financiación del déficit.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada