Bassas, periodista: “Ahora la información es como el aire, se respira simplemente por tener Twitter, pero no permite acceder a la información”

El periodista Antoni Bassas, ganador del 50 Premio Josep Pla de prosa en catalán con la crónica periodística "Bon dia, són les vuit!" (Buenos días, son las ocho), durante una entrevista.

El periodista Antoni Bassas, ganador del 50 Premio Josep Pla de prosa en catalán con la crónica periodística “Bon dia, són les vuit!” (Buenos días, son las ocho), durante una entrevista.

El periodista Antoni Bassas, ganador del 50 Premio Josep Pla de prosa en catalán con la crónica periodística “Bon dia, són les vuit!” (Buenos días, son las ocho) considera que el mundo del periodismo ha cambiado “sobre todo, en su velocidad, lo que, “por desgracia”, ha derivado en “superficialidad y espectacularidad”.

En una entrevista, Bassas señala que “aunque la radio es espectáculo por definición, no se puede hacer espectáculo cada minuto y menos en periodismo”.

Lamenta el periodista que esa rapidez en la que ha entrado el periodismo ha cambiado “la necesidad de que todo sea más corto, más resumible en un tuit y si encima tiene forma de zasca, mejor”.

El periodismo, añade, ha cambiado con la migración digital, porque “ahora la información es como el aire, se respira simplemente por tener Twitter, pero no permite acceder a la información”.

“Nunca ha sido fácil ser periodista, pero en la actualidad todo el mundo es muy consciente de la importancia del relato, que es casi más importante que lo que pasa, y eso pone una presión muy grande”.

En ese contexto, Bassas cree que “hemos entrado en una época de sospecha sobre las reales intenciones de un titular periodístico”; los hechos “no son reconocibles” y ha dejado de tener sentido el famoso dicho de que “los hechos son sagrados y las opiniones son libres. Ahora parece que las opiniones son sagradas y las informaciones son opinables”.

Lo mejor que le puede pasar al periodismo, añade Bassas, es que cuando alguien lea un mensaje en Twitter se diga: “Es tan ponderado y está tan bien escrito que seguro que lo ha escrito un periodista”:

“Bon dia, són les vuit!”, que será publicado por Destino a principios de febrero, es sobre todo “un libro de memorias radiofónicas” que surgió después de que Bassas acabara en 2008 su etapa de 14 años al frente del programa matinal “El Matí de Catalunya Ràdio”, y que decidió escribir a su vuelta de Estados Unidos, donde ejerció como corresponsal de TV3 en 2013.

En el libro, Bassas no ha querido hablar del final de su etapa, porque no quería escribir sobre esos últimos días, sino sobre los 14 años del programa. “Quería pasar página, después de que hacer un programa por la mañana fue lo mejor que me pudo pasar como periodista, y quería vivir del futuro y no de la nostalgia”.

Además de las memorias en primera persona, Bassas cree que también aflora una suerte de “crónica colectiva de cómo una sociedad comenzó a cambiar su voz”.

Echando la mirada atrás, Bassas percibe que “todo lo que estamos viviendo hoy en Cataluña hunde sus raíces más inmediatas en lo que pasó en 2004, con la aprobación del Estatut, con el referéndum del nuevo estatuto, con los avisos de desafección del presidente José Montilla en Madrid en 2007 y en cómo empezó a cambiar la manera en que la sociedad se veía a sí misma y cómo cambió su visión de España”.

Sitúa el epicentro de manera especial en el año 2000, cuando se produce “un cambio de tono en la política española a raíz de la mayoría absoluta de José María Aznar”.

Esa rapidez en la que ha entrado el periodismo ha cambiado “la necesidad de que todo sea más corto, más resumible en un tuit y si encima tiene forma de zasca, mejor”.

Sin embargo, Bassas se aleja de la percepción que a veces ofrece Twitter: “Me resisto a comprar las etiquetas de una sociedad polarizada, pues cree que hay gente que ha votado la independencia y no la quiere, sino que con su voto quiere llamar la atención de España, y gente que votó a Ciudadanos pero no está en contra de la inmersión lingüística en las escuelas”.

El riesgo estriba en que “a base de repetir que la sociedad se polariza, al final se polariza”, consciente de que “aunque hayan desaparecido algunas transversalidades, se han formado otras nuevas”.

Bassas, que coincidió con la “época dorada” de los programas matinales con dos grandes mitos de la radio como Iñaki Gabilondo y Luis del Olmo, no ha querido hacer en su libro un ajuste de cuentas, y piensa que su salida precipitada de Catalunya Ràdio fue “uno de tantos casos de periodistas que intentan defender la independencia profesional y al final topan con un muro que no pueden franquear”.

Agrega el periodista, hoy responsable del área audiovisual del diario Ara, que “nunca ha sido fácil ser periodista, pero en la actualidad todo el mundo es muy consciente de la importancia del relato, que es casi más importante que lo que pasa, y eso pone una presión muy grande”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1