Atajando el silencioso cáncer de hígado

El doctor del centro de investigación biomédica de San Sebastián Jesús Bañales (1d), la doctora Malú Martínez-Chantar (1i) del CIC-DioGune de Bilbao, el doctor Matías Ávila (c) del Centro de Investigación Médica Aplicada de Pamplona, el doctor José Juan García Marín (2i) de la Universidad de Salamanca (USAL) y la presidenta de la AECC en Salamanca, Inmaculada Rodríguez (2d), presentan el proyecto.

El doctor del centro de investigación biomédica de San Sebastián Jesús Bañales (1d), la doctora Malú Martínez-Chantar (1i) del CIC-DioGune de Bilbao, el doctor Matías Ávila (c) del Centro de Investigación Médica Aplicada de Pamplona, el doctor José Juan García Marín (2i) de la Universidad de Salamanca (USAL) y la presidenta de la AECC en Salamanca, Inmaculada Rodríguez (2d), presentan el proyecto.

Cuatro grupos de científicos españoles investigarán con una aportación de 300.000 euros el denominado “asesino silencioso”, el colangiocarcinoma, un tipo de cáncer de hígado, el de las vías biliares, que causa 70.000 muertes al año en el mundo y cuyas causas se desconocen salvo en casos muy concretos.

La investigación, financiada por la delegación de Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en Guipúzcoa, será desarrollada por un equipo multidisciplinar dirigido por el doctor Jesús Bañales, del centro Biodonostia, de San Sebastián y en ella participarán otros tres grupos de Bilbao, Salamanca y Pamplona.

En una rueda de prensa en la capital salmantina, Bañales ha destacado la relevancia del apoyo de la AECC para un proyecto que intenta comprender la biología del colangiocarcinoma y su evolución.

Hay que tener en cuenta que salvo en casos muy concretos se desconocen sus causas y que origina 70.000 muertes al año en el mundo, de ahí que se le conozca como “asesino silencioso”, ha señalado Bañales.

Asimismo, ha explicado que la supervivencia a este tipo de tumor hepático es “prácticamente nula” y que cuando se manifiesta ya se encuentra en un estado muy avanzado.

De ahí que la investigación ahora puesta en marcha se dirija a cómo aplicar técnicas ómicas, como genómica, proteómica y metabolómica, que faciliten analizar miles de datos de forma simultánea con objeto de encontrar nuevos biomarcadores sensibles y específicos en suero, orina y bilis que permitan el diagnóstico precoz de este tipo de cáncer de hígado.

Además, se pretende identificar la huella genética de quimiorresistencia de este tumor para identificar sus debilidades y desarrollar estrategias de sensibilización del cáncer a la quimioterapia.

El tipo de cáncer de hígado que se está investigando -el de colangiocarcinomas- afecta a una parte de este órgano, concretamente al árbol biliar que es el conjunto de tuberías que conectan el hígado con el intestino.

El científico ha recordado que el cáncer de hígado es la segunda causa de muerte por cáncer en todo el mundo, con 700.000 fallecimientos al año y uno de cada 10 pacientes con cáncer de hígado padece un colangiocarcinoma.

Aunque se suele diagnosticar en pacientes con edad avanzada, en torno a los 65-70 años, lo que aumenta la probabilidad de que sufran otras patologías, ha señalado el doctor José Juan García Martín, del laboratorio Hevefarm, de Salamanca, lo cierto es que cada vez más se está dando en gente joven de entre 30 y 40 años, ha apostillado Bañales.

En todo caso, ambos especialistas han coincidido en resaltar que este tipo de tumor pasa desapercibido durante mucho tiempo porque, a diferencia de otros tipos de cáncer hepáticos, estos pacientes no suelen tener una cirrosis previa y, “cuando da la cara, se encuentra ya en estado avanzado”.

“En muchos casos, estos pacientes no pueden ser operados, ni tampoco responden a la quimioterapia” por lo que es vital detectarlo antes y disponer de herramientas terapéuticas “más eficaces, por ejemplo, que permitan superar su elevada resistencia a la quimioterapia”, ha sentenciado.

Finalmente y en cuanto a las posibles causas, Bañales ha señalado que en algunos países del sudeste asiático se asocia a infecciones de ciertos parásitos, pero que en Europa se va más por el estilo de vida, la genética o exposiciones a ciertos tóxicos, entre otras.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada