Deutsche Bank pierde 497 millones de euros en 2017, un 63,3 % menos

Deutsche-bank

El copresidente del Consejo de Deutsche Bank John Cryan.participa en una rueda de prensa en la sede de la entidad en Fráncfort (Alemania).

Deutsche Bank, primer banco de Alemania, tuvo en 2017 una pérdida neta atribuida de 497 millones de euros, un 63,3 % menos que en 2016, por la reforma fiscal en EEUU.

Según informó hoy Deutsche Bank, en el cuarto trimestre del año pasado perdió 2.186 millones de euros, un 15,6 % más que en el mismo periodo de 2016.

El presidente del banco, John Cryan, dijo al presentar el balance que en 2017 han logrado el primer beneficio antes de impuestos desde hace tres años y que los números rojos después de impuestos se produjeron “a finales de año por las cargas de la reforma fiscal en EEUU”.

El primer banco de Alemania ha sufrido pérdidas por tercer año consecutivo, tras unos números rojos de algo más de 1.350 millones de euros en 2016 y de casi 6.800 millones de euros en 2015.

Antes de impuestos logró en 2017 un beneficio de 1.289 millones de euros, frente a la pérdida de 810 millones de euros un año antes, “pese a un entorno de mercado difícil, bajos tipos de interés y más inversiones en tecnología y sistemas de control”, señaló Cryan.

“Sólo por las cargas de la reforma fiscal en EEUU a finales de año hemos tenido que contabilizar una pérdida. Vamos por el buen camino para lograr un crecimiento sostenido y rendimientos más elevados manteniendo los costes y la disciplina de riesgo”, apostilló el presidente de Deutsche Bank.

Con la reforma fiscal en EEUU, Deutsche Bank no puede contabilizar las pérdidas de años anteriores en los impuestos de años siguientes.

El resultado antes de impuestos fue mejor en 2017 porque la entidad tuvo menos depreciaciones y menos costes por litigios que en 2016.

Cryan también explicó que Deutsche Bank avanza en la integración del banco minorista Postbank y en el proceso para sacar a bolsa su división de gestión de fondos pero que todavía no están satisfechos con el resultado.

En el cuarto trimestre Deutsche Bank también tuvo una pérdida antes de impuestos de 1.345 millones de euros (-2.416 millones de euros un año antes) porque los ingresos en los mercados de capital no fueron buenos y por los costes de la venta del negocio de banca privada y de empresas en Polonia, así como por los costes de reestructuración por la fusión con Postbank.

No obstante, en el último trimestre del pasado ejercicio los costes por litigios y las depreciaciones también fueron menores que un año antes.

Los ingresos por intereses se redujeron el año pasado un 15,2 % (12.469 millones de euros), mientras las provisiones para riesgos en los créditos bajaron un 62 % (525 millones de euros).

Los ingresos no relacionados con intereses cayeron en el mismo periodo un 9 % (13.979 millones de euros).

Los gastos de personal de la entidad subieron el año pasado un 3 % (12.192 millones de euros), pero bajaron los operativos un 23 % (11.973 millones de euros) y los de reestructuración un 8 % (447 millones de euros.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada