Austria defiende recortar transferencias comunitarias a Europa del Este

En la imagen, el canciller federal austríaco, el democristiano Sebastian Kurz.

En la imagen, el canciller federal austríaco, el democristiano Sebastian Kurz.

El Gobierno austríaco, formado por democristianos y ultraderechistas, desea recortar en el próximo período presupuestario de la Unión Europea (UE) las transferencias financieras hacia Europa del Este, informa hoy la prensa en Viena.

En una entrevista concedida al diario Der Standard, el canciller federal austríaco, el democristiano Sebastian Kurz, destaca hoy que tras la salida del Reino Unido de la UE (en 2019), de deberá “aprovechar mejor” el dinero de los contribuyentes europeos.

“Al final, esto no será mi decisión a solas”, matiza Kurz, quien asumirá en el segundo semestre del año la presidencia de turno de la UE, al tiempo que recuerda que en las negociaciones sobre el marco presupuestario defenderá “con fuerza la posición de los contribuyentes netos” a las arcas comunitarias.

Según datos de Der Standard, Austria fue en 2016 el octavo contribuyente neto al presupuesto comunitario, con 791 millones de euros anuales.

Mientras, los países excomunistas del Este de Europa, algunos de ellos muy críticos con la UE, como Polonia y Hungría, estaban a la cabeza de los receptores netos.

Kurz reconoce que un posible recorte de las transferencia causó un “fuerte desacuerdo” con el primer ministro húngaro, el conservador nacionalista Viktor Orban, durante la reciente visita de éste a Viena la semana pasada.

El nuevo marco presupuestario de la UE a partir de 2020 será uno de los asuntos centrales de la presidencia austríaca de la UE entre julio y diciembre de este año.

Según Kurz, tras el ‘brexit’, previsto para 2019, los países contribuyentes netos de la UE no deben aportar en ningún caso más a las arcas comunitarias.

Según los datos de 2016, Polonia era el principal país receptor de fondos europeos, con 7.100 millones euros, seguido por Rumanía (6.000 millones), Grecia (4.300 millones), Hungría (3.600 millones) y la República Checa (3.300 millones).

La postura expuesta por Kurz es llamativa, ya que desde su llegada al poder junto a los ultranacionalista austríacos del partido FPÖ estaba considerado como un posible aliado del grupo de Visegrado”, compuesto por cuatro países euroescépticos del Este de Europa (Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia).

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada