López de Mántaras, director del Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial del CSIC: “Me asusta el uso inadecuado y abusivo de la tecnología para controlar a las personas”

El investigador Ramón López de Mántaras, director del Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial del CSIC.

El investigador Ramón López de Mántaras, director del Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial del CSIC.

El investigador Ramón López de Mántaras, director del Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial del CSIC y pionero en esta disciplina en España, ha asegurado que no le asustan las máquinas con capacidades extraordinarias crecientes, sino el hombre por el mal uso que pueda hacer de ellas.

Por muy “inteligentes” que lleguen a ser las máquinas cuyas capacidades superan ya en ámbitos muy concretos a las humanas, éstas “no tienen actualmente, ni creo que tendrán nunca conciencia, ni pensamientos, ni creencias”, ni capacidad para decidir por su cuenta más allá de lo que haya sido programado previamente por un humano.

Así lo asegura en una entrevista, con motivo de una reciente conferencia en la Casa Encendida de Madrid sobre el futuro de la inteligencia artificial, en la que añade que no es el aumento de las capacidades de las máquinas lo que le preocupa, sino las malas intenciones de las personas que las controlan y programan.

“Los que me dan miedo son quienes diseñan armas para que sean autónomas, como drones armados que deciden el momento y el objetivo sobre el que disparar de forma autónoma sin ninguna intervención humana. Eso es lo que me da miedo”, continúa.

Y también le asusta el tema de la privacidad en la tecnología y la cantidad de cámaras que controlan “siempre nuestros movimientos”.

“Me preocupa que un software determine que una persona tiene un comportamiento sospechoso sólo porque se pasea cotidianamente delante de una entidad bancaria”, como ha ocurrido en EEUU después de que unos algoritmos llegaran a esa conclusión con un hombre que esperaba siempre a su novia junto al banco.

“Me asusta el uso inadecuado y abusivo de la tecnología para controlar a las personas, invadir nuestra privacidad e incluso para desarrollar armas autónomas”. No se debería permitir, la sociedad tendría que posicionarse en contra y habría de Las máquinas no son generalistas como las personas, sólo saben hacer muy bien una cosa concreta. Ésa es precisamente la clave que determina que la inteligencia artificial y la humana no tienen prácticamente nada que ver.

Se tiende a pensar que la máquina es inteligente porque es capaz de jugar al ajedrez mejor que cualquier ser humano y ha adquirido esa competencia tan compleja, pero “no es para nada comparable la inteligencia artificial con la del hombre”.

Actualmente las máquinas pueden llegar a tener algún tipo de inteligencia artificial específica muy sofisticada, pero sólo pueden hacer una cosa muy concreta. Por ejemplo, diagnosticar enfermedades de especialidades muy concretas de la medicina, pero no sirven como médico generalista que sabe de todo.

Sí puede ocurrir que dentro de dos décadas, por poner una fecha en el horizonte, puedan existir inteligencias artificiales más generalistas que las actuales, y que en lugar de hacer exclusivamente una actividad con altas capacidades hagan muchas al mismo tiempo.

Pese a ello, las máquinas seguirán sin conciencia, ni creencias, ni estados mentales, ni deseos, ni objetivos propios, ni capacidad para decidir por su cuenta ni nada parecido al menos en un futuro considerado razonable para el ser humano.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1