Álvaro Nadal dice que lo que quiere es que Hispasat acabe “en buenas manos”

El ministro de Energía, Álvaro Nadal.

El ministro de Energía, Álvaro Nadal.

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, ha dicho que lo único que quiere es que Hispasat acabe en “buenas manos” y que su dueño la dote de un plan de negocio que asegure su futuro.

Hispasat está actualmente controlada por Abertis, concesionaria de autopistas por la que pujan la italiana Atlantia y la española ACS, a través de su filial alemana Hochtief, a las que el Ejecutivo ha exigido contar con su autorización, entre otros motivos, por considerar que la compañía de satélites es estratégica para el país.

“Es la única empresa española que hace a la vez aeroespacial y digital. Es una empresa muy tecnológica y avanzada y, evidentemente, lo que queremos es que en todo este proceso de opas acabe en buenas manos, en manos de gente que quiera gestionarla y darle un futuro”, ha afirmado el ministro en declaraciones a la prensa.

Nadal ha recordado que en algunas partes la fibra está sustituyendo al satélite, por lo que Hispasat tiene que buscar nuevos nichos de mercado.

“Es una empresa viable, es una empresa muy rentable pero que necesita un buen plan de negocio y un buen plan estratégico”, ha insistido el ministro, quien ha asegurado que, por ello, quien quiera comprar Abertis no puede conformarse únicamente con decir “ya la venderé”.

En su opinión, Altantia y Hochtief saben de autopistas y de construcción pero “no saben de satélites” y el Gobierno necesita que haya “una idea clara” de qué es lo que se quiere hacer con una de las empresas tecnológicas más importantes para España y en la que trabajan los ingenieros mejor formados del país.

Ha apuntado que, a diferencia de lo ocurrido con Fomento, que sólo tenía que aprobar el cambio de accionariado en Abertis, en lo que a su departamento se refiere se tienen que pedir varias autorizaciones.

En este sentido, ha apuntado que Hispasat tiene concedido todo la órbita geostacionaria de España, controla las comunicaciones militares con los soldados en el exterior y tiene cedido parte del espectro digital del país.

“Son autorizaciones diferenciadas y cada una con un objetivo diferente”, ha subrayado Nadal, quien ha apuntado que están guiando en este proceso tanto a Altantia como a Hochtief porque “no tienen experiencia en el mundo digital ni en telecomunicaciones”.

“Comprar los satélites de un país no es nada fácil (…). Tenemos que tener determinadas medidas de seguridad que aclaren que estas empresas no tiene en el pasado elementos que hayan perjudicado la seguridad nacional o del conjunto de la Unión Europea o de la OTAN”, ha añadido el ministro.

En cuanto al proceso de opas, ha dicho que éste depende de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y ha insistido que, no obstante, hacerse con el control indirecto de Hispasat requiere una serie de trámites.

“Hay que ser consciente de que un satélite no es algo que compras en dos días. Comprar lo que está por encima de la cabeza de todos los españoles es una operación de una cierta complejidad”, ha dicho el ministro sobre la dilación en la concesión de las autorizaciones.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada