Las cofradías gallegas y asturianas denuncian que la UE ignora la pesca artesanal

Marineros de Barbate (Cádiz) trabajan en la "levantá", como se conoce la captura del atún rojo que practican las almadrabas de varias localidades gaditanas.

Marineros de Barbate (Cádiz) trabajan en la “levantá”, como se conoce la captura del atún rojo que practican las almadrabas de varias localidades gaditanas.

Representantes de cofradías pesqueras gallegas y asturianas denunciaron hoy en Bruselas que la Unión Europea (UE) “ignora las problemáticas de la pesca artesanal” tras una reunión con representantes de la Comisión Europea (CE) y la dirección general comunitaria de Asuntos Marítimos y Pesca.

“Hay que salvar este tipo de pesca, que es el más sostenible”, aseguró a la prensa el patrón mayor de la Cofradía de Cangas, Francisco Javier Costa, quien defendió que la pesca artesanal “debería estar exenta de los Totales Admisibles de Cuotas (TAC) y de los descartes en aguas interiores”.

Costa fue especialmente crítico con la ley que entrará en vigor en 2019 y ampliará las obligaciones de desembarcos pesqueros en los puertos, ya que entiende que “algunos barcos no podrán ir al mar, se verán obligados a despedir trabajadores o dejarán de ser sostenibles”.

“La pesca artesanal genera sólo en Galicia hasta 9.000 empleos directos y no tiene nada que ver con la industrial, no se le pueden aplicar los mismos criterios”, reivindicó el patrón mayor de la Cofradía de Cangas, que afirmó que la flota artesanal “es la que menos perjudica al entorno”.

En este sentido, la eurodiputada de Izquierda Unida Europea Lidia Senra aseguró que medidas como las cuotas “se toman pensando en las grandes flotas, que son las que provocan los problemas, pero afectan más a la pesca artesanal, la más sostenible”.

“La flota artesanal está profundamente discriminada, pero si hubiera voluntad política podría estar exenta de los TAC y los descartes en aguas interiores como las de las rías gallegas, lo que solucionaría buena parte de sus problemas”, afirmó Senra.

Por su parte, la secretaria de la Federación de Cofradías de Asturias, María José Rico, subrayó la importancia de haber trasladado a la CE y a su dirección general de Asuntos Marítimos y Pesca “las problemáticas a las que se enfrenta el sector más allá del papel”.

“Tienen qué saber cómo afectará a las comunidades costeras la reducción de cuotas, que penaliza particularmente a la pesca artesanal, la que menos flota tiene”, aseguró Rico.

Por último, el marinero gallego José Andrés Pousada denunció “la falta de información por parte de algunas cofradías sobre cómo nos afectan las leyes europeas”.

“Hubo una ocasión en la que pesqué caballas sin saber que estaba cerrada su captura y al llegar a tierra tuve que pagar una multa”, lamentó Pousada.

A pesar de que lamentaron que en la reunión ni los representantes de la CE ni los de la dirección general comunitaria de Asuntos Marítimos y Pesca les trasladaron soluciones, la delegación se mostró satisfecha por poder haber trasladado sus reivindicaciones a las instituciones europeas.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada