En Miranda do Douro, la casa de turismo rural portuguesa

Puial de l Douro, tranquilidad, naturaleza, patrimonio y gastronomía

En 2017, la central de reservas Booking.com les ha otorgado un 9.7 (de una puntuación de 0 a 10).

Domingos Raposo y su esposa Fabia, en la entrada de su casa de turismo rural  Puial de l Douro.

Domingos Raposo y su esposa Fabia, en la entrada de su casa de turismo rural Puial de l Douro.

Puial significa un banco de piedra o también el muro que circundaba los teatros romanos donde la gente se podía sentar. Por eso, Domingos Raposo y su mujer  Fabia escogieron este nombre para la casa de turismo rural que regentan, Puial de l Douro (escrita en mirandés), en Miranda de l Douro.

Ambos profesores de Historia han decidido rehabilitar una casa de la familia –de los abuelos y los padres de Domingos- para “tener condiciones” con el fin de recibir huéspedes que quieran descansar, relajarse… “las condiciones ideales”, afirma Domingos Raposo.

La comarca es “la tierra más tranquila del mundo”,  en contacto con la Naturaleza y, además, Miranda do Douro es tierra muy visitada. Miranda estuvo aislada mucho tiempo –explica Domingos- y eso fue bueno para mantener sus tradiciones y cultura.

En Puial no sólo se descansa, también se come bien. Y cita la posta de carne mirandesa o la Bola Doçe de Miranda…

La clientela, desde que en 2015 se abrió la casa, viene de los cuatro puntos cardinales: EEUU, Brasil, Singuapur, Israel, Croacia, Italia, Rusia, Alemania…Entre sus visitantes ya cuentan con personas como embajadores, el Patriarca de Lisboa, actores, cantantes… “que encuentran que tenemos calidad”, dice Raposo.

Y las estadísticas lo confirman. En 2017, la central de reservas Booking.com les ha otorgado un 9.7 (de una puntuación de 0 a 10). Google y Trip Advisor, un 5. Y como buen comercial Domingos dice: “La satisfacción de los huéspedes es nuestra satisfacción”.

 

Puial de l Douro  está llena de pequeños detalles sorprendentes y muy agradables. “La casa fue recuperada con mucho cariño y al detalle”, precisa Domingos. Tiene 9 habitaciones de las cuales 2 son apartamentos y uno con cocina y todo. La casa cuenta con una amplia sala de estar con zona de juegos de mesa y una potente chimenea. En la bodega se pueden hacer catas y en el comedor siempre está encendida la chimenea.

Fabia y Domingos ya están completando el proyecto con otras zonas. Por ejemplo, se está acabando la piscina exterior y en una zona del  lagar del vino se hará un pequeño museo con tienda para llevar recuerdos.

Otros proyectos, estos en mente, son dotar la casa de un jacuzzi, sauna, spa, bar y barbacoa. Para que la casa tenga todavía más “condiciones” –dice su propietario- para facilitar el descanso y el relax.

Entre otros lugares, a 1,5 kilómetros se encuentra el castro de San Juan de las Arribes con un excelente mirador sobre los cañones del Duero internacional. Allí se pueden ver algunos restos de este castro de la Edad del Bronce. Recientes excavaciones permitieron comprobar que hubo asentamientos humanos desde el siglo IX antes de Cristo hasta el X después de Cristo. Un pueblo astur, los ‘dovelas’, fueron sus habitantes que convivieron con los romanos de los siglos I y II que explotaban el oro de las Arribes. Más tarde el asentamiento se trasladó a Aldea Nova, en la parte superior del lugar.

“El paisaje del Cañón del Duero es de quitar la respiración”, dice Domingos Raposo. Destaca el propietario de Puials que aquí se respira un aire puro y casi “se puede tocar el cielo”.

Desde la casa de turismo rural se puede llegar en coche, moto, bicicleta, a pie o incluso en burro como  los que tiene él.

Para el mundo empresarial, Domingos recomienda su casa para descansar y abordar después con más intensidad los negocios.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada