La española “El silencio de los otros”, doble jornada de premios en Berlín

El cineasta paraguayo Marcelo Martinessi, ganador del Oso de Plata premio Alfred Bauer de la Berlinale, en memoria del fundador del festival y que se concede a un filme que abre nuevas perspectivas como "Las herederas".

El cineasta paraguayo Marcelo Martinessi, ganador del Oso de Plata premio Alfred Bauer de la Berlinale, en memoria del fundador del festival y que se concede a un filme que abre nuevas perspectivas como “Las herederas”.

 El equipo del filme español “El silencio de los otros”, centrado en la lucha de las víctimas del franquismo contra la impunidad, vivió hoy en Berlín un domingo de emociones y premios por partida doble, que dedicaron a sus protagonistas y a la España actual.

“Los dos premios de la Berlinale son para las víctimas de entonces, para nuestra generación y para las generaciones futuras”, comentó a Efe Almudena Carracedo, directora de la película junto con Robert Bahar, ante la entrega del Premio de la Paz de la Fundación Heinrich Böll, afín al partido Los Verdes.

Carracedo acudió a ese acto, consistente en la proyección y un debate, en una sala a rebosar de público de todas las edades y en presencia de Peter Steudtner, jurado del premio y activista pro derechos humanos recientemente liberado tras cuatro meses encarcelado en Turquía.

Bahar representó en paralelo el filme en otra sala de Berlín, donde recibió el premio de la audiencia de la sección Panorama, la segunda en importancia del festival.

“Es espectacular la recepción que hemos tenido del público, las preguntas que nos han hecho tras cada proyección”, explicó Carracedo, respecto a una cinta en la que trabajaron durante siete años y que terminaron justo a tiempo para su estreno en Berlín.

“Alemania tiene una sensibilidad especial para abordar su horrible pasado. En España hay mucha gente, de la generación que vivió la transición o de la actual, que quiere que los crímenes franquistas no queden en la impunidad”, apuntó.

“El silencio de los otros”, producida por Pedro Almodóvar, aborda esa cuestión “con la mano en el corazón”, apuntó Carracedo, “escuchando a las víctimas y sus testimonios”.

La película española quedó incluida a través de los dos premios independientes en el palmarés de la 68 edición de la Berlinale, cuyo Oso de Oro fue para la rumana “Touch me not”, mientras que la paraguaya “Las Herederas” recibió la Plata para su actriz Ana Brun y el premio Alfred Bauer, en memoria del fundador del festival.

Los protagonistas de “El silencio de los otros” son un grupo de querellantes del proceso seguido en Argentina para investigar los crímenes de lesa humanidad durante la dictadura franquista.

La idea del documental nació en 2010, cuando Carracedo y Bahar vivían en Nueva York y tomaron consciencia del escándalo de los niños robados practicado incluso tras el fin de la dictadura.

En un principio quisieron investigar el tema en España, pero finalmente se decidieron por la querella argentina, visto que con la Ley de Amnistía de 1977 española quedó descartada la posibilidad de enjuiciar esos crímenes en el propio país.

Carracedo y Bahar acompañaron durante seis años a sus protagonistas en Argentina y siguieron de cerca esa querella.

La querella argentina por los crímenes de lesa humanidad del franquismo estuvo presente en la Berlinale tanto a través de “El silencio de los otros” como de la proyección de “La causa contra Franco: el Núremberg español” en el European Film Market (EFM), que discurre en paralelo al festival.

Sus directores son otro dúo de cineastas, Lucía Palacios y Dietmar Post, quienes habían abordado ya el franquismo en una película anterior, “Los colonos del Caudillo” (2013).

“Los colonos del Caudillo” terminaba en 2010, con una manifestación en apoyo del juez Baltasar Garzón y contra su inhabilitación por investigar los crímenes del franquismo.

A raíz de ello se formalizó la querella en Argentina, lo que llevó a Palacios y Post a seguir ese proceso y sus testimonios.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada