Natalia López-Moratalla, catedrática e investigadora en Bioquímica y Biología molecular: “Las hormonas del embarazo desarrollan unas partes del cerebro que le permite a una mujer atender a su hijo como prioridad, mientras hace otras cosas”

“La sintonía del padre con el niño, no solo tiene un efecto benéfico de quitarle el estrés al padre, sino que el contacto con el niño aumenta la empatía del padre, empatía varonil, cognitiva”

IMG_9553

Natalia López-Moratalla siempre habla de una forma positiva y optimista que acompaña con una sonrisa franca. Catedrática universitaria e Investigadora en las áreas de Bioquímica y Biología Molecular está siempre dispuesta a contar y explicar “lo bien hechos que estamos” [hombres y mujeres]. Esta es su manera de defender la vida.

“Yo creo que es el reto cultural” dice la doctora López-Moratalla. Y es algo en lo que “el mundo de la empresa tiene mucho que hacer”.  Se refiere a que “tanto el hombre como la mujer vuelvan al hogar para educar a los hijos” y que su vida laboral tenga cierta compatibilidad con la vida en familia. “Soy muy feminista” y “una apasionada de la Ciencia”, se define en otros momentos de la entrevista en exclusiva para Grupo ES.

Natalia López-Moratalla (Granada, 1946) siempre habla de una forma positiva y optimista que acompaña con una sonrisa franca. Catedrática universitaria e Investigadora en las áreas de Bioquímica y Biología Molecular está siempre dispuesta a contar y explicar “lo bien hechos que estamos” [hombres y mujeres].  Esta es su manera de defender la vida.

Habla de la enorme riqueza de la maternidad y de la paternidad. De lo que le gusta del proyecto americano de investigación sobre el cerebro y de lo que no le gusta del programa europeo. Y no tiene pelos en la lengua para decir –porque antes se lo ha dicho a ellos en la cara- que en la Comisión Española de Reproducción Asistida priman más los criterios económicos de las clínicas que otra cosa.

Tampoco se empacha a la hora de hablar de la creación y descubre que su libro preferido es el Génesis. Y explica que el chimpancé, nuestro pariente más próximo, tiene dos genes más que nosotros.  Y que lo que hace humano al cuerpo del hombre es su capacidad de relación con los demás.IMG_9548

Esta granadina ha pasado por A Coruña, invitada por la Asociación Gallega de Bioética, AGABI,  para hablar del sugerente tema: ‘¿Cerebro masculino, cerebro femenino?’ Ya en 2007 había publicado un libro con un título semejante. Pero, ahora, dice, hay investigaciones más precisas sobre las áreas cerebrales que se activan. Y en el hombre y en la mujer son distintas tras la pubertad. Hoy “la certeza es absoluta” sobre esta diferenciación.

La doctora habla de “un trazado de cables” en el cerebro. En el caso de la mujer el trazado es frontal de un lado a otro de los hemisferios. Por el contrario, el cerebro de los hombres tienen un trazado de adelante hacia atrás en cada uno de los hemisferios. Y esto “haciendo lo mismo con los mismos rendimientos”.

“Las estrategias también son fundamentalmente distintas. Las mujeres utilizan más cantidad de cerebro, los dos lados o hemisferios continuamente. Lo pasan todo de un lado a otro, del hemisferio izquierdo al derecho”.

López-Moratalla parte de que la plenitud de una persona es unir lo cognitivo y lo emocional. Es decir, que corazón y cabeza funcionen al unísono. En el caso de la mujer su empatía es emocional. Sus emociones, el corazón, se caracterizan por su “flexibilidad e intensidad”. Sin embargo, en el hombre esta empatía es más “cognitiva”, predomina su “inteligencia racional”.

Por ello, la doctora concluye que “hay dos formas de plantearse el mundo, las cosas. Y esto es de una riqueza enorme”. Ahí está la incorporación de la mujer al mundo empresarial aportando “una manera distinta de enfocar las cosas”.

Y formula López-Moratalla que “el reto cultural, tanto en el hombre como en la mujer, es que vuelvan al hogar para educar a los hijos… por ello tiene que haber cierta compatibilidad con la vida en familia”. Y en esto “la empresa tiene mucho que hacer”, plantea.

No se le ocultan las consecuencias. “Si los niños no tienen un padre y una madre…si no están atendidos…se producen muchos de los problemas de violencia absurda que estamos viendo… Los protagonistas son casi siempre niños que han sufrido abandono”. Y entiende por ‘abandono’ la no atención. Y la violencia, como falta de compresión, machacar las ilusiones de los pequeños…

Por eso, se pregunta para qué dedicar tanto tiempo al trabajo… Y qué bueno sería que los dos cónyuges volvieran al hogar para realizar aquello esencial en la familia, tener hijos y educarlos. Entonces, “habría más felicidad en toda la sociedad”.

PATERNIDAD Y MATERNIDAD

IMG_9541

“Es muy importante –señala López-Moratalla- que el padre cuide al hijo”.

Todo esto de las diferencias en el cerebro masculino y el femenino lo sustancia en que la mujer es así… porque tiene la posibilidad de ser madre. El hombre es así… por la posibilidad de ser padre. “Paternidad y maternidad son muy distintas. La maternidad se da dentro del cuerpo de la mujer donde se crea un vínculo natural entre la madre y el hijo. El padre queda un poco fuera hasta que nace el niño. El embarazo en la madre aumenta su empatía emocional para el conocimiento de las necesidades del hijo. El cerebro materno [se perfecciona] para que sea capaz de conocer a través de las emociones (intuición, pesquis).

El embarazo en la madre aumenta su empatía emocional para el conocimiento de las necesidades del hijo. El cerebro materno [se perfecciona] para que sea capaz de conocer a través de las emociones (intuición, pesquis).

Esto tiene un ‘peligro’ en la madre, advierte: “Ser siempre partidaria del hijo”. Nunca lo verá feo o torpe…Está preparada por la Naturaleza…En su cerebro se silencian todas las áreas del juicio negativo. No ve, es partidaria de su hijo…Está pendiente de lo que necesita.

Lo cierto es que ese embarazo, con sus cambios hormonales, le permite poder criarlo…

“Es muy importante –señala López-Moratalla- que el padre cuide al hijo”. Que llegude a tiempo del trabajo, entre otras cosas, para bañarlo… Porque se ha demostrado que la sintonía del padre con el niño no solo tiene un efecto benéfico de quitarle el estrés al padre, sino que el contacto con el niño aumenta la empatía del padre, empatía varonil, cognitiva.

El resultado: Todo está muy bien hecho. La madre es más protectora de las debilidades del niño y, en cambio, el padre ve más el futuro del niño… Esto es un complemento en su educación.

CEREBRO MULTITAREA

Es casi proverbial –ha dado lugar a muchos chistes- la capacidad de la mujer para desarrollar varias tareas al mismo tiempo. Natalia López-Moratalla explica cómo se le desarrolla a la madre, por el embarazo, quiera al niño o no lo quiera, es consecuencia biológica, el cerebro multitarea. “Las hormonas del embarazo desarrollan unas partes del cerebro que le permite atender a su hijo como prioridad, mientras hace otras cosas”.

IMG_9546

“Tenemos muchas soluciones en la mano. Quizá lo que necesitamos es el convencimiento de que nos estamos jugando la felicidad en muchas cosas –hay tanta tensión en la sociedad… Estamos hechos para tener familia y la necesitamos”.

¡Esto es una riqueza empresarial!, exclama. “Tener una persona que con cada embarazo desarrolla el cerebro multitarea, la empatía… ¡Soy muy feminista!, dice divertida. Y añade: “¡Es una riqueza enorme! Por eso esta profesora e investigadora se pregunta que nos costaría cambiar –y ya hemos cambiado muchas cosas y que no haya marcha atrás- las leyes, la cultura de las instituciones, de las empresas, para que se trabaje un número de horas que permitan a los padres dedicar más tiempo a la familia.

Siempre positiva, López-Moratalla continúa: “Tenemos muchas soluciones en la mano. Quizá lo que necesitamos es el convencimiento de que nos estamos jugando la felicidad en muchas cosas –hay tanta tensión en la sociedad… Estamos hechos para tener familia y la necesitamos. Desde luego está demostrada la falta de desarrollo cerebral y, por tanto, psicológico, de niños que no están bien atendidos, niños de familias desestructuradas…Quizá hace falta pararse un poco, en este sentido, y hay soluciones muy fáciles. Porque todos queremos ser felices”.

INVESTIGACIÓN SOBRE EL CEREBRO

López-Moratalla manifiesta su aprobación del proyecto americano de investigación del cerebro y, en cambio, critica al europeo. En España, el Ramón y Cajal es un centro de investigación colaborador del proyecto europeo sobre el órgano del cerebro.

La doctora, en cambio, alaba la investigación de EEUU sobre ‘los cables’ del cerebro. “Están logrando unos avances…Servirán enormemente para los problemas de salud. Están comprendiendo cosas a las que nunca podríamos asomarnos”.

“Con el proyecto europeo soy muy crítica. He estado en Bruselas en reuniones del proyecto”. Lo que plantea la investigación europea es “imitar el cerebro humano en máquinas a medida que se va conociendo. Pero, cuando se ha empezado [a conocer] y no ha dado de sí lo suficiente… ¡Es empezar la casa por el tejado! Comenzar a imitar algo que todavía no conoces te puede llevar a muchos chascos”.

Y sigue precisando lo que puede y no puede hacer una máquina. “Hay cosas que son inimitables…Otras que podrá hacer una máquina, como operaciones de cálculo… Hay gente que piensa que las máquinas pueden llegar a decidir, que son específicamente humanas. Ni siquiera una máquina imitará en todo a un ser vivo. Existe una barrera anterior a la humana. Además hay un entorno… y la máquina deberá aprender a consensuar… ¡Esto es difícil! Pero se podría lograr. El planteamiento es que como mucha gente invierte [un millonada en el proyecto], consigue que se piense que va a salir; que las máquinas van a tomar decisiones, que las máquinas van a ser libres… Esto es una falta de conocimiento de lo que es específicamente humano… la autoconciencia… ¿Máquinas con conciencia?”.

El contraste con el proyecto americano es evidente. “El proyecto en EEUU está aportando unos conocimientos impresionantes de cómo, casi, el cerebro procesa la libertad. Se está viendo la dinámica de los flujos de información por el cerebro… y de cómo una persona puede decidir, en un momento, parar y procesar. Al parar… ¿cómo se le va a enseñar a una máquina a decidir ser libre? Responderá a los datos que se le metan…, pero nunca tendrá la capacidad de decidir y pensar. Al pensar, el flujo puede ir a otro…, según los hábitos, la vida anterior…”.

IMG_9561

El auditorio de la Once en A Coruña se llenará y faltarán sitios. Estamos a menos de diez minutos del comienzo la conferencia.

La doctora habla de ‘tractores’ que captan… y entonces se produce un punto de equilibrio… “Esto es tan personal que no somos iguales ahí… ni hombre ni mujeres… Eso es lo que no puede tener nunca una máquina”.

“Me da un poco de pena porque tanta investigación, tan laboriosa, está saliendo a base de unos millonarios que aportan dinero… y que buscan construir un superhombre. Y sorprende que la gente se crea esto y, sin embargo, no valore lo bien que estamos hechos [hombre y mujer]… ¡Es una maravilla! Y la gente se lo cree, como hay tanta inversión… cree que es verdad, que van a salir cosas…, si no no invertirían tanto dinero”.

CIENCIA

‘Repensar la Ciencia’ es un libro de Natalia López-Moratalla que publicó en 2006. Por eso cuando se le pregunta sobre él, exclama: “¡Soy una apasionada de la Ciencia! Se llegan a conocer cosas bonitas”.

En el momento de publicación del libro había cierto enfrentamiento de la ciencia con la técnica y cierto litigio entre Ciencia y Religión. “Siempre gana la Ciencia porque la Religión es muy interesada”, comenta con ironía.

“Yo nunca he encontrado una oposición Ciencia-Fe sino que para mí… Otra de mis pasiones es el libro del Génesis. En él, de alguna forma, nos dice como Dios ha hecho las cosas, como Dios ha hecho al hombre”.

“El hombre si no tiene el soplo… El material biológico que preparan los padres, si no es llamado a la existencia, no llega a ser un ser vivo”. 

Como profesora, “al replantearlo en la enseñanza universitaria, me ha servido para echar las redes muy lejos. Para entender el sentido profundo de algo… que te lo da la Fe, en el libro del Génesis”. Esta catedrática confiesa que el libro del Génesis “me ha servido para cosas súper concretas”. Y cita de memoria este versículo: “amasó el barro de la tierra, sopló en él, y llegaron a ser seres vivos”.

Y glosa las consecuencias. “El hombre si no tiene el soplo… El material biológico que preparan los padres, si no es llamado a la existencia, no llega a ser un ser vivo”. Repite que el Génesis le ha dado mucha luz. A partir de él, “ahora voy a buscar qué me dice la Ciencia sobre el inicio de la vida, en este sentido”.

Y razona: “¿La vida empieza a los 15 días, a los 3 meses…? Entonces yo voy a buscar razones [científicas] a ver si, cuando es concebido ya arranca la vida; ya es un ser vivo… De ahí surgió un libro sobre los 15 primeros días de vida del embrión. Conocemos con tanto detalle cada uno de esos días que me quedó la asignatura en 15 sesiones”.

EL CUERPO DEL HOMBRE

¿Qué hace humano el cuerpo del hombre? Esta es una cuestión que también se planteó Natalia López-Moratalla.

IMG_9543

“¡Soy una apasionada de la Ciencia! Se llegan a conocer cosas bonitas”.

Compara al hombre con el animal más parecido, el chimpancé. “El hombre tiene dos genes menos que el chimpancé. No tenemos tanta fuerza, carecemos de manos especializadas para el entorno, no estamos especializados en nada, nacemos indefensos, necesitados de una familia…No sólo para sobrevivir sino para que se desarrolle el cerebro. Un niño no llega a hablar nunca si no tiene un entorno humano favorable. Somos una especie que si no tuviéramos algo más, totalmente fundido con lo biológico, no habríamos salido adelante”.

Y concluye a modo de descubrimiento: “Lo que nos hace humanos es la capacidad de relación con los demás. El ser seres abiertos, libres. No con los automatismos de los animales porque no tenemos especializaciones en ese sentido. Tenemos un primer nivel biológico pero de una biología muy peculiar… La biología humana no es zoología –les digo a mis alumnos- así como el médico no es veterinario. ¡Que no confundamos!”.

DOS GENES MENOS QUE EL CHIMPANCÉ

La doctora López-Moratalla profundiza: “¿Qué tiene el hombre? Desde el primer momento de su concepción recibe una capacidad de relación –ese ‘soplo’ que decía antes- que le permite vivir en convivencia, por tanto en relación, porque no podemos vivir sin los demás. ¡Para nada! Y además vivimos [inmersos] en una cultura. No tenemos automatismos, pero inventamos”.

La sonrisa o la risa, es algo muy humano. “Hay un gen que codifica una de las proteínas del músculo risorio. Nosotros no tenemos gran fuerza para masticar, pero tenemos cultura y, a cambio, hemos ganado en relación con los demás, porque podemos sonreír. ¡Cómo serían los humanos si todos tuviéramos cara de póker, sin poder comunicar con gestos tan humanos como la risa!”

Nuestro segundo gen perdido en relación al chimpancé son los receptores olfativos. Los animales reconocen por el olor los alimentos, los periodos fértiles de las hembras en época de celo por el olor que emite la hembra. Nosotros no necesitamos los receptores olfativos –continua la doctora López-Moratella- porque no tenemos época de celo. Entre hombre y mujer no está automatizada la reproducción. El hombre establece relaciones personales. Engendra en el cuerpo de una mujer… La mujer es receptiva siempre. Además conocemos la época fértil, sin carácter externo, de modo racional.

“El proyecto de paternidad y maternidad es un proyecto personal, no es un proyecto automático en el que estamos obligados a reproducirnos, como ocurre con otras especies que tienen que mantener la supervivencia. Lo que nos hace humanos es una capacidad que no es biológica porque permite liberarnos, romper el automatismo. Los animales si no tienen delante un estímulo X, [no actúan]”.

A los empresarios les pide “que protejan la maternidad y la paternidad porque van a salir ganando. El cerebro especial que adquiere una mujer después le hace ganar muchísimo a la empresa. Hay un enriquecimiento y también porque el hombre madura mucho. Si es capaz de cuidar al niño va a tener, al menos, una reducción de estrés y un aumento de sus capacidades empáticas”.

Sobre el comportamiento humano dice: “Yo le llamo libertad. Nosotros tenemos algo que no es propiedad biológica, que no es una memoria temporal, que no guarda recuerdos, sino que nos permite traer nuestra historia al presente y, desde ahí, simular el futuro, poder decidir un futuro y proyectarlo, siempre en relación a los demás porque nos educan. La riqueza es poder establecer relaciones. La cultura y el desarrollo técnico se basan en lo que uno hace. Así los demás pueden seguirlo. La cultura es siempre progresiva”.

Y vuelve a este órgano clave del ser humano, el cerebro. “Nuestro cerebro, siendo enormemente complicado, distinto del cerebro animal, del chimpancé, animal más próximo a nosotros, no tiene más genes. Lo importante es nuestra capacidad de combinarlos. Cuando más utilicemos nuestro cerebro, mejor funciona. Como reza el dicho: ‘Cada uno es responsable de su propia idiotez, por lo menos a partir de los 40 años’. Y es verdad: Si no has pensado, si no has estudiado, si no has escuchado, si no has dialogado con la gente, eres un zulú”.

A estas alturas de la conversación queda muy claro que Nuria López-Moratalla es una férrea defensora de la vida. “Siempre lo he hecho contando, explicando, la vida… lo bien hechos que estamos, el valor que tiene cada vida… Mostrando la belleza de lo que es un ser humano porque no hay razones para matarle…”.

“Yo también formo parte ahora, desde hace 6 años, de la Comisión Nacional de Reproducción Asistida. ¡Lo que ahí se está haciendo! Soy casi la única, entre 20 personas, que no tiene sus intereses, porque son dueños de clínicas. ¡Es un dolor ver cómo se trata la vida! Pero todo el mundo mira para otro lado. ¡Cómo parece que están a favor de la vida! ¿A favor? ¡Cuántas vidas se dejan en el camino! Lo grande de que cada vida es que venga como es normal –si no es con la fecundación artificial- de la entrega de un hombre a una mujer”.

“Yo también formo parte ahora, desde hace 6 años, de la Comisión Nacional de Reproducción Asistida. ¡Lo que ahí se está haciendo! Soy casi la única, entre 20 personas, que no tiene sus intereses, porque son dueños de clínicas. ¡Es un dolor ver cómo se trata la vida! Pero todo el mundo mira para otro lado. ¡Cómo parece que están a favor de la vida! ¿A favor? ¡Cuántas vidas se dejan en el camino! Lo grande de cada vida es que venga como es normal –si no es con la fecundación artificial- de la entrega de un hombre a una mujer. Aunque no se quieran en ese momento; aunque haya otras cosas por medio; pero lo que es la unión de dos cuerpos personales es una expresión de amor y, por tanto, tiene el premio o el don de poder recibir un hijo. Eso hay que cantarlo por las cuatro esquinas. Estamos convirtiendo la paternidad y la maternidad en como si las personas fueran donantes de gametos…”.

Y continúa de esta forma tan clara López-Moratalla: “Esos intereses económicos de las clínicas han hecho incluso que no se siga investigando cómo evitar la esterilidad. Es un hecho que he reclamado siempre… pero no me ha salido nada bien. ¡Vamos a arreglar los problemas!”.

Y se refiere a la fecundación ‘in vitro’, que nació mientras se solucionaba un problema de obstrucción de trompas de una señora.

“Tenemos que confiar más en la creatividad humana y para eso tenemos que saber lo bien hechos que estamos”.

Para terminar, esta profesora e investigadora recomienda a los empresarios “que protejan la maternidad y la paternidad porque van a salir ganando. El cerebro especial que adquiere una mujer después le hace ganar muchísimo a la empresa. Hay un enriquecimiento y también porque el hombre madura mucho. Si es capaz de cuidar al niño va a tener, al menos, una reducción de estrés y un aumento de sus capacidades empáticas”.

El auditorio de la Once en A Coruña se llenará y faltarán sitios. Estamos a menos de diez minutos del  comienzo la conferencia. Unas fotos para ilustrar la entrevista y Natalia López-Moratalla sube al estrado para hablar de ‘¿Cerebro masculino, cerebro femenino?’.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1

1 comment for “Natalia López-Moratalla, catedrática e investigadora en Bioquímica y Biología molecular: “Las hormonas del embarazo desarrollan unas partes del cerebro que le permite a una mujer atender a su hijo como prioridad, mientras hace otras cosas”

Comments are closed.