Los hallazgos de Nuestra Señora de las Mercedes se exponen en junio en Cartagena

Vista de una exposición de parte del patrimonio recuperado de la fragata "Nuestra Señora de las Mercedes".

Vista de una exposición de parte del patrimonio recuperado de la fragata “Nuestra Señora de las Mercedes”.

El Museo Nacional de Arqueología Subacuática (Arqua) expondrá en Cartagena de junio a diciembre de este año las piezas halladas en las tres expediciones al pecio de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, hundida a principios del siglo XVIII.

Así lo ha anunciado hoy el delegado del Gobierno central en la región murciana, Francisco Bernabé, en su visita al laboratorio Arquatec, que el museo tiene en un polígono industrial a las afueras de Cartagena, para comprobar el proceso de restauración de los objetos recuperados en verano en la tercera misión a este yacimiento.

Las piezas están siendo sometidas a un proceso de limpieza, desalinización, conservación y estudio.

Entre ellas, se encuentran un grifo de bronce del siglo XVIII, una plancha de cobre perforada a modo de respiradero en la sentina del buque hundido por la Armada inglesa y tres roldanas de bronce con restos de madera por analizar.

El director del Arqua, Iván Negueruela, ha detallado que habrá hueco para hallazgos peculiares, como un almirez de oro que podría ser de una de las niñas fallecidas durante el ataque pirata de la Armada inglesa a la flota española en octubre de 1804 en el cabo de Santa María (Portugal).

Sin embargo, no se expondrán las dos culebrinas (cañones) de finales del siglo XVI de estilo renacentista que viajaban a bordo y que la última expedición recuperó del lecho marino, a más de 1.100 metros de profundidad.

Negueruela ha informado también de que la intención del museo es que la muestra sea “itinerante” por otras ciudades una vez concluya su exposición en Cartagena.

La última campaña fue realizada por el buque de investigación oceanográfica María de Sarmiento y consistió en prospecciones realizadas por los técnicos del Arqua, el CSIC, la Armada y el Instituto Español de Oceanografía.

El personal encargado de la expedición diseñó y adaptó en uno de los brazos del vehículo submarino no tripulado Rov Liropus una lanza de bombeo de agua para limpiar y preparar la maniobra de recuperación de las culebrinas sin daños.

Las piezas extraídas en las tres expediciones, desarrolladas en agosto de 2015, septiembre de 2016 y agosto de 2017, se unirán a los objetos ya recuperados y expuestos tras ganar el litigio judicial a la empresa cazatesoros Odissey.

Bernabé ha destacado que habrá oportunidad de contemplar los hallazgos tras una expedición arqueológica submarina que por primera vez fue capaz de bajar hasta profundidades superiores a los 100 metros, algo que hasta ahora ningún país había logrado realizar.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada