Una parte del territorio Montanhas Mágicas enfocado al Turismo de Naturaleza en las vertientes de Ecoturismo, Geoturismo y Turismo Activo

Sever do Vouga, un territorio que se reinventa con el cultivo del arándano, potenciando su gastronomía y ofreciendo Naturaleza

La Ruta del Agua y de la Piedra descubre una enorme biodiversidad y un ancestral patrimonio cultural

Extraordinaria belleza del paisaje del valle del Vouga.

Extraordinaria belleza del paisaje del valle del Vouga.

Sever do Vouga, villa portuguesa, perteneciente al distrito de Aveiro, situada en la región Centro, sub-región del Baixo Vouga, con cerca de 2.700 habitantes. Es sede de un municipio con 129,88 km² de área y 12.356 habitantes (2011), subdividido en 7 parroquias. El municipio limita al norte con Vale de Cambra, al este con Oliveira de Frades, al sur con Águeda y al oeste con Albergaria-a-Velha y con Oliveira de Azeméis.

Sever do Vouga está situada a unos 30 kilómetros al este de Aveiro, a 70 kilómetros al sur de Oporto, a 70 kilómetros al norte de Coímbra y a 60 kilómetros al oeste de Viseu.

A 3 kilómetros de Sever do Vouga, entre las localidades de Ribeiradio y Couto de Esteves, en el embalse, Grupo ES. habla con la técnica superior de la Cámara Municipal de Sever do Vouga, Graciela Figueiredo, sobre su tierra que para ella es una pasión.

El nombre de Sever tiene también historia. Se remonta, explica Graciela, a la época de las conquistas de las tierras a los españoles… El feudo recoge el topónimo Sever. Otra posible explicación es la leyenda de un conde que se enamoró al ver estas sierras, ríos … y exclamó: “Que lindas terras de se-ver so Vouga”.

El Vouga es el segundo río más grande totalmente en territorio portugués. Este embalse de Ribeiradio está situado en el medio del Vouga. Con menos de dos años desde su construcción está esperando a una legislación nacional de usos para delimitar cuáles son las actividades que se pueden realizar. De momento es un lugar idóneo para los deportes náuticos por la lámina de agua.

Graciela Figueiredo explica que lo atractivo de Sever do Vouga es ser un municipio de “transición” entre el litoral y el interior. “Un territorio abrazado por las sierras y orientado hacia el mar”.  Se percibe por todas partes, “el sello de la Naturaleza. Un paisaje natural y rural con una parte urbana en la villa, en su centro”, describe Figueiredo. Y no faltan los núcleos rurales. “Las  aldeas en sintonía con la tierra, con los ríos, las aguas y sus gentes”, dice Graciela.

Y todo este territorio, explica, está ahora inserto en esa marca llamada Montanhas Mágicas que gestiona Adrimag, Associção de Desenvolvimento Integrado das Serras de Montemouro, Arada e Gralheira que trabaja en los municipios de Arouca, Castelo de Paiva, Castro Daire, Cinfães, São Pedro do Sul, Sever do Vouga y Vale de Cambra.

Por ella transcurre la Ruta de la Piedra y el Agua promovida por Adrimag en estos 7 municipios de la región norte y centro, dentro de Montanhas Mágicas.

“Lo que caracteriza a Sever do Vouga es el patrimonio natural”, insiste Graciela Figueiredo. Sever do Vouga ocupa, geográficamente, una parte grande de la Serra do Arestal, perteneciente al macizo de la Gralheira, así como el valle del río Vouga, incluido en parte en el área clasificada bajo la Red Natura 2000.

Sever do Vouga es conocido por la proliferación de cascadas y por la extraordinaria belleza  del paisaje del valle del Vouga. La cascada de Cabreia es una de las más bellas y conocidas pero hay otras, como las cascadas de Gresso, de Agualva y de Poço de Grade que están al alcance del senderista.

De paso, puede ver monumentos megalíticos, como el Dolmen de Cerqueira, y grabados rupestres en Forno dos  Mouros y el Outeiro dos Riscos que marcan la presencia ancestral del Hombre en esta zona, revelando ingenio y arte.

En el valle del Vouga se localiza la conocida Ecopista de Sever do Vouga –que cita Graciela- y que fue el resultado de la recuperación de la antigua línea ferroviaria del Vouga. La Ecopista valoriza algunos de sus legados. A Ponte do Poço de Santiago, símbolo arquitectónico del municipio; los túneles ferroviarios que aportan al paisaje un encanto único; la estación de Paradela, rehabilitada y transformada en un ecocafé.

SENDERISMO

Los aficionados al senderismo – para los que recomienda Graciela este territorio- encuentran en Montanhas Mágicas una red amplia y diversificada de recorridos que superan los 600 kilómetros. En el caso del municipio de Sever do Vouga, entre otras, hay dos sugestivas rutas. Una es circular de 9,5 kilómetros que lleva unas 3 horas realizarla, la Ruta de los Naranjos (PR3) que pasa por Pessegueiro do Vouga y la iglesia Matriz de san Martinho. La otra ruta, Sendero de los Amiais (PR6), también circular, de 5,2 kilómetros con una alternativa de 0,62km, de dificultad media/baja que pasa por Couto de Esteves y el lugar de Couto de Cima.

Sever do Vouga -continua esta funcionaria de la Cámara Municipal- tiene otros “valores adicionales que le dan una especificidad propia, como son la hospitalidad de su gente, la gastronomía y las construcciones populares”.

REINVENTARSE

En cierta manera, de sus palabras se deduce que Sever do Vouga supo reinventarse en los últimos años. Por eso, desde que, en 1990, la fundación holandesa Lockhorn realizara una serie de experiencias en la zona de Rocas do Vouga, apareció un nuevo ‘filón’ para este municipio al concluir los estudios reunía condiciones excepcionales para la producción de arándanos (mirtilos). Además, la producción con niveles de calidad y cantidad que superan incluso a los países de tradición en este tipo de frutos. El microclima equilibrado favorece la buena floración y el fruto. A partir del mes de mayo, Sever do Vouga comienza con un adelanto de dos meses respecto a las producciones  de otros países europeos y sin necesidad de cultivo en invernadero. Las variedades que mejor se adaptan a las condiciones de la zona son la Patriot, primera en florecer y producir, Bluecrop, Duke, entre otros. Todo esto hace que Sever do Vouga se denomine Capital del Mirtilo en Portugal.

Los otros dos elementos gastronómicos con voz propia en Sever do Vouga son la lamprea y la ternera. El precioso ciclóstomo –“para paladares refinados”, dice Graciela- se captura en las ‘pesqueiras’ de A Grela, de la Ponte do Poço de Santiago o de la Foz. En otros tiempos, en la región del Vouga, la lamprea era el trueque en especie para pagar los tributos al Rey y al Obispo, especialmente las primicias en la época de Cuaresma cuando el ciclóstomo venía río arriba y servía de alivio a la abstinencia cuaresmal.

La ternera (vitela) tuvo su importancia en la economía local vinculada a la producción de leche. Aunque la producción de ganado bovino no sea en la actualidad tan significativa, la especialidad gastronómica de la ‘Vitela Assada á moda de Sever do Vouga’, resultante de la ternera de leche, prevalece en todas los menús festivos y es necesaria referencia gastronómica en las cartas de los restaurantes.

Se cocina en una asadera al horno calentado con leña. Como es imposible controlar la temperatura se recurre, como hacían los antepasados, a un método casero, se cubre con una hoja de ‘couve-galega’ (Brassica oleracea var. Acephala). Así se protege de quemarse la carne y se enriquece el aroma y el sabor de la misma. Se asa con patatas y se acompaña de arroz.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
2