Hasta el próximo domingo 18 de marzo

La Feria Franca de Mogadouro reúne a los mejores productores y artesanos del planalto transmontano

La única tejedora de lino de Mogadouro, Isabel Marinha le gustaría enseñar el oficio a las jóvenes.

La única tejedora de lino de Mogadouro, Isabel Marinha le gustaría enseñar el oficio a las jóvenes.Trabajando en la Feria Franca de Mogadouro.

Mogadouro está viviendo los últimos días en su tercer fin de semana consecutivo de su Feria Franca en torno al programa ‘Amendoeiras em Flor’ que terminará este domingo 18. En pleno centro de Mogadouro una gran carpa de 45×15 metros aloja a lo más representativo de esta población del planalto correspondiente al distrito de Bragança.

Gracias al buen hacer de la Cámara, de su alcalde, Francisco Guimarães, y de la dinámica e incansable concejala de Turismo, Gina Gomes, los productores y artesanos exhiben y venden sus productos tradicionales. Muchos son microempresas familiares que han descubierto recientemente que se puede competir con productos artesanos de calidad y que el público está dispuesto a asumir un precio un poco más elevado gracias a su mejor relación con la calidad.

Sofía Mendes tiene una explotación de cerdo bísaro, lo equivalente a nuestro cerdo celta. Una raza recuperada que da una carne de excelente sabor con un poco más de grasa. Su marido trabaja en la explotación, con otras dos personas más, donde tienen 300 cerdas bísaras. Una vez que han parido dos o tres veces las cerdas, se transforma su carne en embutidos –fumeiros- de gran calidad: ‘Chouriças’, ‘Alheiras’, ‘Salpicão’ y ‘Butelo’. Mendes empezó hace un año la transformación de la carne del cerdo bísaro y ya sueña con llegar a nuevos mercados.

Otra expositora es Alis Castro que desde que se casó con su marido, que “nació con la abejas”, dice, ella se metió en este mundo de las colmenas para extraer la rica miel. Ahora vende en la Feria Franca miel oscura (de encina, brezo y castaño), otra de color medio (de flores de almendro, de retama blanca y de esteva) y otra más clara de encina, además de polen. Con 850 colmenas en su explotación, los Castro comercializan almendras –este año faltan unos 8 días para que florezcan por la lluvia y el frío, asegura Alís-, nueces, aceitunas y altramuces. Desde la parroquia de Macedo do Peso de Mogadouro acude a ferias como la de Trabanca en Salamanca.

Otro ejemplo de emprendedora es la artesana de ‘croché’, esto es, ganchillo,  María Augusta Coelho. Asegura que hace algo único en el mundo que es bisutería de colgantes utilizando hilos de croché que parecen verdaderas cadenas de oro y plata, además de gorros, mantillas… y otros productos.

La única tejedora en la actualidad también está presente en la Feria Franca de Mogadouro. Isabel Marinha Pires aprendió su oficio de su madre. A los 20 años lo dejó y 40 años después retomó tejer con lino que ella misma cultiva para su uso. Se lamenta de que las jóvenes no quieran aprender este oficio que es un “calmante, un antidepresivo”.

La juventud de Mogadouro estuvo anoche representada por un conjunto musical de rock llamado por el nombre de sus componentes T.A.L.L. BAND. Su solista y guitarrista Tiago Sá habló con Grupo ES., tras los ensayos previos al concierto en la carpa de la Feria Franca. Hace ocho años que se formó este grupo de amigos´, “medio en broma y medio en serio para convivir…”, explica. Tras una pausa están retomando las actuaciones de esta formación. Anoche impusieron la dinámica joven a esta Feria Franca que resume lo mejor de Mogadouro.

Quedan dos días, lo que resta de este sábado y el domingo 18. Quien no conoce esta tierra transmontana compensa que se acerque. El tiempo no es tan desfavorable como uno pueda pensar.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1